Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

El Huesca busca despertar en el Tartiere

Los oscenses necesitan puntuar en casa del Oviedo, el tercer mejor local de la liga, para no descolgarse de la pelea.

Los jugadores llevaron almohadas y colchonetas para descansar en el largo viaje en bus a Oviedo.
Los jugadores llevaron almohadas y colchonetas para descansar en el largo viaje en bus a Oviedo.
R. Gobantes

Hace poco menos de un año, ambos equipos lograron el ansiado ascenso a Segunda División. Sin embargo, hoy en día, Huesca y Oviedo viven situaciones casi antagónicas. Los oscenses cayeron la pasada semana a puestos de descenso (están a un punto del Almería) y hoy a las 18.00 buscarán en el Carlos Tartiere mantener su sorprendente buena dinámica fuera de casa y arañar los puntos que sean para no descolgarse de la pelea por la salvación. Mientras, el equipo carbayón, el tercer mejor local de la categoría con solo dos derrotas en su casa, quiere afianzar su puesto de ‘play off’ para seguir soñando con un segundo ascenso consecutivo, esta vez a Primera, pese a su irregular campaña.

Los azulgranas llegan con la moral tocada después de la mala imagen que volvieron a dar la semana pasada en El Alcoraz ante el Córdoba, especialmente por bajar los brazos tras los dos goles encajados. Hoy quieren recuperar su mejor versión, la que dieron la semana anterior con una victoria de mérito ante el Nástic, y poner fin de una vez por todas a la nefasta racha de cinco derrotas en los últimos seis partidos que, pese a todo, no ha puesto en peligro a Anquela, en quien la directiva del Huesca parece que seguirá confiando plenamente pase lo que pase hoy en Oviedo.

La gran incógnita será saber cómo reacciona la plantilla al toque que les dio el técnico públicamente en su última comparecencia, criticando el egoísmo de algunos jugadores y exigiéndoles más compromiso y "menos excusas". Aunque no dio nombres, señaló indirectamente a algunos futbolistas como Luis Fernández y Tyronne, que ayer volvieron a quedarse fuera de la convocatoria junto con Íñigo Ros, Jesús Valentín (por lesión) y el tercer portero Jorge Zaparain.

Por lo visto en la última sesión de entrenamiento antes de emprender viaje a Oviedo, el técnico azulgrana volverá a confiar en el mismo once de gala de la pasada jornada con la única novedad del regreso de Carlos David al centro de la zaga, donde le acompañarán Nagore, Íñigo López y Christian Fernández, que defenderán la portería de Leo Franco. El resto del equipo será el esperado con Aguilera y Fran Mérida como pivotes, los venezolanos Alexander y Machís en las bandas, Samu Sáiz como enganche y Arruabarrena en punta.

En el Oviedo, dirigido ahora por el exzaragocista David Generelo, la principal duda será el centro de la defensa por la baja de sus dos centrales titulares. Aunque ha escondido sus cartas entrenando a puerta cerrada, todo apunta a que se decantará por Vila y Bautista. Además, vuelve Susaeta tras cumplir su sanción y parece que Koné se ha recuperado de su esguince en el hombro y jugará en ataque con Toché.

Los oscenses esperan volver a tomar impulso hoy tanto anímico como clasificatorio. Y es que un empate podría hacer que durmieran fuera del descenso ya que el Almería jugará mañana su trascendental partido en casa frente al Bilbao Athletic. El Huesca también mirará de reojo a los partidos de hoy entre el Llagostera y el Nástic, y sobre todo entre el Leganés y la Ponferradina ya que los del Bierzo parecen a estas alturas, por calendario y por dinámica, los principales rivales en la lucha por la salvación.

Los oscenses tendrán la oportunidad de saldar las cuentas pendientes con el Oviedo de la primera vuelta cuando una injusta expulsión de Íñigo López en el 67 a raíz de una inexistente agresión a Esteban que el veterano portero fingió, desniveló el partido y propició la victoria visitante con un penalti en el 89.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión