Despliega el menú
Deportes

Un calendario para crecer

?A falta de 12 jornadas para que finalice la competición, el CAI se medirá en casa con rivales accesibles. Un recorrido muy favorable para proseguir la escalada.

Jelovac ataca el aro del Iberostar Tenerife en el partido del pasado domingo.
Jelovac ataca el aro del Iberostar Tenerife en el partido del pasado domingo.
Jose Miguel Marco

El CAI Zaragoza completó el pasado fin de semana, frente al Iberostar Tenerife, una de sus mejores actuaciones de la temporada. Por fin fue un bloque solidario, enérgico, perseverante en el esfuerzo, sin apenas desatenciones, sobre todo en las labores de contención. Y cuando el equipo aplica esas máximas, adquiere una convicción en su juego capaz de intimidar a cualquier adversario. El triunfo ante los canarios, irrebatible, ha reforzado el ánimo de la plantilla y ha elevado sus ambiciones para el tramo final de la competición. Con tres victorias de margen con el descenso, el CAI comienza a ver la luz. Y ahora se ha propuesto proseguir su escalada.

Para ello, hay dos factores que le favorecen. El primero atiende a la Eurocup. El torneo aporta prestigo al club y sitúa a Zaragoza en el panorama internacional, además de conllevar un atractivo premio para los aficionados. Sin embargo, también supone un lastre para la condición física de la plantilla y para la adecuada preparación de sus partidos. Con dos encuentros por semana, se reducen los entrenamientos y los días para estudiar al rival, y se alarga el tiempo necesario para que el entrenador pueda ajustar todas sus piezas. Rémoras que se han acentuado en el actual curso, después del cambio de técnico y las dos incorporaciones acometidas el pasado mes de enero. En este contexto se sitúa el trabajo de Andreu Casadevall, quien se topó con numerosas dificultades desde su llegada al banquillo. Más aún cuando el preparador se hizo cargo de un equipo abatido, desencantado, con una desconfianza manifiesta en sus propias posibilidades.

El otro aspecto para la esperanza apunta al calendario. A falta de 12 jornadas para el término de la competición, al CAI le aguarda un recorrido a priori plácido. Especialmente en el pabellón Príncipe Felipe, donde se medirá con oponentes totalmente accesibles para los zaragozanos. El primer visitante será Obradoiro, decimocuarto clasificado, el próximo 20 de marzo. El cuadro gallego, muy competitivo al calor de sus aficionados, reduce sus prestaciones en sus desplazamientos: contabiliza una única victoria en los 10 compromisos que disputado fuera de casa.

Dos jornadas más tarde, el 3 de abril, el CAI recibirá al Movistar Estudiantes, uno de los bloques más vulnerables de la categoría. De hecho, el conjunto madrileño ha sumado 4 victorias en toda la competición, lo que compromete drásticamente sus opciones de permanencia. Es penúltimo, con idénticos guarismos que el Gipuzkoa Basket, actual colista del torneo. El siguiente partido en casa del CAI, fijado para el 17 de abril, será el Herbalife Gran Canaria. Se presume un duelo exigente, ante un rival que aspira a participar en los ‘play off’ y que cuenta con una de las plantillas más imponentes de la Liga Endesa. Pero no es, ni mucho menos, un equipo inabordable para los zaragozanos. En el partido de la primera vuelta, los aragoneses ofrecieron una tenaz resistencia y sólo doblaron la rodilla en la prórroga.

El Manresa (30 de abril), el Valencias (12 de mayo) y el Sevilla (15 de mayo) cerrarán las actuaciones del CAI en el pabellón Príncipe Felipe. Los catalanes iniciaron el curso con mano firme, pero han reducido su rendimiento con el discurrir de la competición y presentan, en la actualidad, las mismas victorias que los zaragozanos (7). Su única aspiración pasa por sellar la permanencia en la máxima categoría.

Mientras, el Valencia Basket representa la mayor amenaza en casa para los aragoneses. Los de Pedro Martínez, con una plantilla imponente, comparecerán en Zaragoza como indiscutibles candidatos a la victoria; pero el CAI, cada vez más seguro de sus fuerzas, también podría tener sus opciones si se emplea con la seguridad exhibida el pasado domingo frente al Tenerife.

Mucho más placentero parece el duelo contra el Baloncesto Sevilla, en la penúltima jornada de la competición regular. Los andaluces sólo han obtenido dos victorias en sus desplazamientos, en Fuenlabrada y en San Sebastián, y cuenta con menos argumentos en su plantilla que los aragoneses.

Los desplazamientos del CAI Zaragoza sí conllevan una mayor exigencia, sobre todo en las próximas jornadas. El primer obstáculo será el Unicaja de Málaga, el próximo domingo, en el pabellón Martín Carpena (12.30). El equipo andaluz, eso sí, llega a la cita con numerosas dudas en su juego y se halla fuera de los puestos de ‘play of’. Después, el equipo aragonés visitará las pistas del Real Madrid (27 de marzo) y el Laboral Kutxa (10 de abril), en dos partidos de muy mal pronóstico para los zaragozanos, y posteriormente afrontará dos salidas en principio ventajosas: San Sebastián, donde se medirá con el colista (24 de abril), y Fuenlabrada (7 de mayo), donde está capacitado para ganar. Los de Casadevall cerrarán el curso en la pista del Bilbao Basket (22 de mayo), un oponente siempre peligroso combativo.

Etiquetas
Comentarios