Despliega el menú
Deportes

El vestuario subraya su unión y compromiso

Isaac avisa del efecto nocivo que expande el hecho de dudar del apoyo del equipo al entrenador, con el que están "a muerte".

Los jugadores del Real Zaragoza rodean al cuerpo técnico en la charla previa al inicio del entrenamiento.
Los jugadores del Real Zaragoza rodean al cuerpo técnico en la charla previa al inicio del entrenamiento.
oliver duch

"El que diga que la plantilla no está con el entrenador, lo que hace es perjudicar al equipo". Isaac Carcelén, ayer portavoz del vestuario ante los medios de comunicación, rompió en añicos su timidez, cualidad que hasta ahora había mostrado en público en sus primeros meses como zaragocista, para reivindicar y presumir de la unión y el compromiso que tiene la plantilla del Real Zaragoza con la entidad, con el proyecto y con su técnico, Ranko Popovic.

El joven lateral gaditano, que pasado mañana será baja por acumulación de amonestaciones, salió dispuesto a combatir el molesto runrún que, desde el mismo inicio de la liga, llena de ruidos cada semana al entorno zaragocista, ya sea desde la derrota, ya sea desde una o varias victorias consecutivas. Esto da igual.

"Ante esas preguntas que ponen en duda si estamos con él o no (con Popovic), creo que respondemos cada día en el campo. Ahí lo dejamos dicho. Estamos con el míster y ya está. Al cien por cien. Y vamos a muerte, a ganar todos los partidos", abundó Isaac con gesto serio y frases bien subrayadas.

Aún se le insistió una vez más sobre cómo observan los jugadores el talante y el ánimo de Ranko Popovic en el día a día. "Al míster siempre lo veo igual. Siempre lo veo igual", indicó con redundancia Isaac en un tramo de rueda de prensa en el que, como ya es habitual desde septiembre, los futbolistas se extrañan a menudo de determinadas cuestiones que ahí se viven y plantean. A muchos, caso de Isaac, les cuesta digerir cierta capa del ambiente que envuelve al Real Zaragoza cuando resulta que el equipo es tercer clasificado, vive en la zona alta de la tabla, viene de ganar 0-1 en Bilbao y tiene a mano en pocas horas la opción de meterse en las plazas de ascenso directo a Primera División.

Sobre esto, Isaac, como el resto de sus colegas de equipo, manifiesta el pequeño reto que se han marcado para los próximos ocho días. "Tenemos el propósito de ganar este partido ante el Numancia y, si es posible, también el siguiente en Tarragona, para irnos al parón entre los dos primeros clasificados", anuncia.

La doble victoria ante la Ponferradina y el Bilbao Ath. ha devuelto al grupo al carril del optimismo y la confianza tras el atisbo de dudas que generó el doble fiasco contra Valladolid y Alcorcón. "El equipo esta bien, hay otra cara con estos dos resultados. La de Bilbao es de las que sirve para ver el valor de los equipos. No es fácil jugar ante un filial y el Zaragoza supo sufrir cuando le tocó hacerlo hasta sacar los 3 puntos", apuntó. Isaac lamenta no poder jugar este domingo: "Llevamos casi todo el año con muchas bajas y estamos respondiendo bien falte quien falte, también los chicos del filial".

Etiquetas
Comentarios