Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Coche eléctrico

Renault Zoe: el momento

Renault lanza el Zoe, un vehículo completamente eléctrico que es capaz de recorrer hasta 210 km sin ?repostar?, aunque la utilización normal reduce la distancia a entre 100 y 150 km.

Renault Zoe
Renault Zoe: el momento

El Renault Zoe, el cuarto modelo del fabricante francés que utiliza de forma exclusiva la electricidad para moverse, no es un coche normal. Primero, porque solo se mueve gracias a la batería que incorpora, que le da una autonomía real de unos 150 km; segundo, porque se trata de un coche urbano con un amplio maletero, ya que la batería no le resta sitio; y tercero, porque se trata de la verdadera ofensiva gala para que la movilidad urbana eléctrica comience a ser una realidad en todo el mundo. En España arrancará su comercialización a mediados del mes de mayo de 2013, desde un precio final de 13.650 euros (ayudas del Gobierno y plan Pive incluidos).

Diseñado desde el principio para ser eléctrico, el Zoe es una berlina compacta que en la parte frontal recoge la nueva identidad de la marca. El tono azulado del logo, de las ópticas delanteras y de los cristales sobretintados revela su naturaleza eléctrica. Luce faros bihalógenos muy perfilados y un gran logo que destaca sobre el fondo negro de la calandra. Su gran boca de aireación está flanqueada de dos hoyuelos que enmarcan las luces de día.

Las ópticas traseras son transparentes, algo poco frecuente en un coche de serie, con ribetes concéntricos azules que se tornan rojos al frenar y al encender las luces. Este tratamiento hace que el color de la carrocería parezca más igualado en el conjunto.

Un toque realza la importancia de su diseñador, Jean Sémériva, ya que esta creación lleva su firma: la huella de su pulgar aparece en relieve en la empuñadura exterior de las puertas traseras, oculta en el montante del vano trasero.

Por su parte, el interior del Zoe se confió a Dominique Marzolf, quien esculpió las superficies del salpicadero en un solo bloque y con líneas sobrias y nítidas.

Sobrio, pero con alta tecnología, ya que muestra una pantalla de 7’’ como elemento principal de la consola Renault R-Link, que parece flotar delante del salpicadero. A ello se añade la pantalla TFT del cuadro de instrumentos de control, en la que se muestra, en diversos colores (según la eficiencia de la conducción), los gastos y recuperaciones de energía.

Etiquetas