Despliega el menú
Deportes

Alpinismo

Compañeros de Pauner

Los montañeros de Monzón Raúl Martínez y Adrián Uclé, en la cordada para atacar el Gashembrum II. La cima está prevista para el 25 de julio.

Los dos montañeros conversan con la alcaldesa y el concejal de Deportes de Monzón.
Compañeros de Pauner
JOSé LUIS PANO

Los montañeros montisonenses Raúl Martínez y Adrián Uclé formarán cordada con Carlos Pauner en el intento de cima al Gashembrum II (8.035 metros en la cordillera paquistaní del Karakórum). La expedición Dynatech forma parte del objetivo del montañero jacetano por ascender los catorce ochomiles. Los dos montañeros recibieron ayer el apoyo y ánimo del Ayuntamiento ribereño representado por la alcaldesa, Rosa María Lanau, y el concejal de Deportes, Julián Alamán.

«Para nosotros es tremendamente ilusionante y un orgullo poder llevar Monzón a las cotas más altas del mundo», indicó Martínez quien ya estuvo con Carlos Pauner en los ataques al Nanga Parbat y el Broad Peak. «Carlos va combinando expediciones con grupos internacionales y de vez en cuando le gusta compartir expedición con amigos. Y será una alegría el poder ir con un amigo», explicó Martínez.

Su compañero, el presidente del Club Montisonense de Montaña, señaló que compartir cordada con Pauner «dentro del proyecto de los 14 ochomiles es un lujo y un privilegio. Si fuéramos por nuestra cuenta sería todo muy costoso y complicado. Además nos apetecer compartir todas sus experiencias».

La expedición está formada por estos tres escaladores y a ellos se une el cámara de Aragón TV Gonzalo Gracia que grabará el ascenso de los montañeros para emitir un documental en alta definición para la televisión autonómica. «Es un motivo más de alegría que lo que hagamos quedará constancia en una película», apuntó Martínez.

Los montañeros parten en este viernes por la mañana en avión desde Barcelona a Islamabad (Pakistán). Una vez en Asia, la expedición aragonesa se unirá a un grupo de trecking hasta llegar al campo base sito en el glaciar del Baltoro, a los pies de la cumbre. El diseño de la ascensión cuenta con tres campos base. A partir del campo III se acometerá el ataque para hacer cumbre, prevista para el 25 de julio.

Tras el Everest y el Cho-Oyu, el G-II es la montaña más buscada por los 'ochomilistas'. Las dificultades son las rampas de 65 grados de inclinación, los muros de hielo y las grietas encubiertas «que son una lotería porque puedes pasar por encima y en cualquier momento se pueden abrir», explicó Martínez. El mayor problema al que tendrán que afrentarse será la aclimatación, ya que Pauner afronta este reto después de realizar un nuevo ocho mil hace veinte días.

Durante todo el año, el Club Montisonense de Montaña ha estado desarrollando un intenso programa de actividades enfocado en la preparación de estos dos escaladores. Así según explicó Uclés «en la temporada de nieve nos hemos centrado en la escalada en hielo y ahora en estas fechas no podemos pasar de los 3.000 metros».

Para Uclés esta será la primera vez que afronta un ocho mil tras una trayectoria que le ha llevado a coronar dos seismiles como el Alpamayo o el Mckinley. «Me apetece mucho ver esas cumbres, donde está la cuna de las hazañas deportistas de los alpinistas y formar parte de ello es todo un privilegio».

Etiquetas