Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

El récord de España no vale el pase a la final para Belmonte

None

Estaba carísimo el pase a la final, tanto que el nuevo récord de España que estableció Mireia Belmonte fue únicamente la decimocuarta mejor marca de los 400 estilos. Elizabeth Beisel fue la más rápida de la tarde y dejó el crono en 4:34.55, mientras que Mireia se fue al 4:37.91 (el anterior tope era de 4:39.09), siendo la quinta de su última serie que ganó Katie Hoff, plusmarquista mundial.


Le temblaban las piernas a Belmonte cuando apareció por la zona mixta. «!Mira, mira`», exclamaba reclamando la atención de los periodistas mientras señalaba con sus dedos teñidos por unas uñas de fucsia y perla que se ha pintado para la ocasión. La badalonesa estaba agotada, satisfecha por su tiempo aunque algo disgustada por los 100 metros de espalda, la cruz que le aleja de las grandes. «No me he dado cuenta de que iba primera al acabar mariposa, iba nadando muy cómoda pero luego vino mi punto flojo que es la espalda», admitió con una sinceridad propia de una niña de 17 años.


«No sé qué problema tengo con la espalda, de pequeña era espaldista», sollozó.


Ritmo de récord del mundo


Efectivamente, en mariposa nadó como nadie, en tiempo de récord del mundo (1:03.69, tres centésimas menos). Es su fuerte, aunque apretó tanto que luego le pasó algo de factura. Giró la serie de espaldas en cuarto lugar y recuperó hasta situarse tercera después de la braza. Ya en el libre vio cómo le pasaba una de sus rivales.


«En el último 100 estaba muerta, no me sentía las piernas y el corazón me iba más rápido imposible», explicó con prisas para acudir cuanto antes al control del lactato.


Fue su debut olímpico, el sueño desde que empezó a nadar con cuatro años, cuando le diagnosticaron una desviación en la espalda.


«La última serie me sale cada vez mejor. He hecho todo lo que he podido y estoy contenta», dijo. Su objetivo no era esta prueba, que la nadó para adquirir experiencia. Tiene la mirada puesta en los 200 estilos, que le coronaron como la reina de Europa y permitieron que la gente se aprendiera su nombre. No se marca metas, pero estaría muy satisfecha con llegar a la final. Para ello debo nadar en 2.09. Las chicas vuelan en el Cubo de Agua.

Etiquetas