Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

TRIBUNALES

Telma Ortiz denuncia el "infierno insoportable" que vive por la persecución de la prensa

La defensa de los medios argumenta que proteger la imagen de Telma Ortiz 'a priori' es aplicar la censura previa.

La Fiscalía ha pedido que se desestime la demanda, "en los términos en que está planteada", de medidas cautelares hecha por el abogado de Telma Ortiz, hermana de la Princesa de Asturias, en defensa de su imagen y su privacidad.

En un extenso alegato final, el fiscal del caso, Antonio Huélamo, consideró  que no es necesaria ninguna medida cautelar para preservar la publicación de unas imágenes "que ya han sido difundidas" y que el propio abogado de Ortiz, Fernando Garrido, ha aportado como pruebas.

El alegato del fiscal ha puesto fin a la audiencia de casi seis horas presidida por la titular del juzgado de primera instancia número 3 de Toledo, la jueza María Lourdes Pérez Padilla, quien dispondrá de cinco días hábiles para comunicar su decisión.

El fallo, por tanto, se conocerá, a más tardar, el martes de la próxima semana. Ortiz y su pareja, Enrique Martín-Llop, pidieron medidas cautelares para defenderse del "insoportable acoso", en palabras de su abogado, ejercido por determinados medios de comunicación especializados en "prensa rosa".

La demanda presentada contra 57 medios de comunicación fue rebatida por 25 abogados representantes de esos medios, que han pedido a la jueza que rechace las medidas cautelares solicitadas por no ajustarse a derecho y considerarlas discriminatorias e inconstitucionales.

Telma Ortiz compareció al inicio de la vista, pero su asistencia durante toda la jornada fue luego excusada, tanto por la jueza como por los abogados de los medios demandados, para que pudiera atender la lactancia de su hija de apenas un mes de vida.


Al filo de las nueve y media de la mañana, la hermana de la Princesa de Asturias y su pareja Enrique Martín-Llop entraban en los juzgados de Toledo junto a su abogado para pedir a la justicia que la prensa se abstenga de captar, publicar, distribuir, difundir, emitir o reproducir imágenes suyas.

El abogado de Ortiz, Fernando Garrido explicó que "el acoso que sufren permanente las 24 horas del día Telma Ortiz y su pareja es insoportable. No se puede consentir que Telma tenga que vivir su postparto a escondidas, en un infierno como el que está viviendo para no ser fotografiada".

Telma, que actualmente se encuentra en España tras dar a luz a una niña ha trabajado para la Agencia de Cooperación Internacional en Filipinas, desea que sólo se capten imágenes de ella y de su familia cuando participen en actos oficiales como familia de la princesa de Asturias. Quiere delimitar su vida privada de la pública.

El caso, que ha comenzado a verse en el Palacio de Justicia de Toledo, puede sentar un precedente sobre la frontera entre el derecho a la información y el del respeto a la vida privada. Es la primera vez que un personaje público presenta una demanda para defender "a priori" su derecho a la intimidad por lo que este caso podría sentar precedentes.

"No son personajes públicos"

El abogado argumentó que "no son personajes públicos ni por cargo, ni por profesión ni por haber hecho ostentación pública ni por parentesco". Por eso, la petición de medidas cautelares para que no se publiquen fotos de su vida privada es "idónea, necesaria y equilibrada", siguió leyendo el letrado Fernando Garrido, quien citó el caso de los hermanos de los presidentes del Gobierno, a quienes "nadie conoce".

Garrido también criticó la "irrelevancia" de algunas de informaciones publicadas respecto a Telma Ortiz, en las que salió su imagen acompañada de titulares como "Telma en moto por Madrid", "Telma sabe cuidarse para mantener una piel sin brillos" o "Telma se coloca las gafas de sol". Este tipo de informaciones no responden al requisito de "interés general" necesario para informar sobre la vida de los personajes públicos.

La petición de medidas cautelares afecta a televisiones nacionales y varias autonómicas, agencias de noticias, revistas del corazón nacionales y varias empresas editoras. Para plantear esta demanda, la pareja se ha amparado en el artículo 9 de la Ley de 5 de mayo de 1982 que desarrolla el derecho fundamental establecido en el artículo 18 de la Constitución sobre la protección al honor, la intimidad personal y familiar y la propia imagen.

Por su parte, la defensa de los medios de comunicación explicaron que la aplicación de las medidas cautelares solicitadas por la hermana de la Princesa de Asturias en una forma de censura previa. Una de las abogadas advirtió además de que la aludida censura previa sería en este caso también discriminatioria, dado que la eventual decisión de la magistrada en favor de la petición de la demandante afectaría sólo a los medios de comunicación denunciados y no al resto. Así como tampoco afectaría a los "paparazzis" ya que estos trabajan en régimen "freelance" y no forman parte de la plantilla de los medios de comunicación.

Etiquetas