Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

Nieves Concostrina

"Mucha gente ha dejado de entrar a los cementerios mirando al suelo"

La colaboradora de RNE presentó el viernes el libro 'Y en polvo te convertirás'.

Nieves Concostrina, junto a sus libros, en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza.
"Mucha gente ha dejado de entrar a los cementerios mirando al suelo"
A. NAVARRO

La muerte (y los muertos) como nunca antes se habían contado. La periodista Nieves Concostrina (Madrid, 1961) se gana la vida hablando de la muerte en su espacio 'Polvo eres', en Radio 5 de RNE, en el que cuenta todo tipo de historias y desde todos los puntos de vista relacionados con los decesos. Además, colabora con gran éxito en la misma emisora con el programa 'No es un día cualquiera', que presenta Pepa Fernández y este sábado se emitió desde Zaragoza. Aprovechando la visita, Concostrina presentó el viernes en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza su último libro 'Y en polvo te convertirás', una continuación de 'Polvo eres', en el que recoge cementerios, tumbas y epitafios curiosos ayudada por los lectores.

Una periodista que acaba haciéndose conocida hablando de la muerte. Qué cosas tiene la vida...

Sí, soy periodista y se me ocurrió un tema, el de la muerte, pero alejado de situaciones fantasmagóricas, una muerte más pegada a la tierra. Lo presenté a Radio Nacional, lo aceptaron... y hasta hoy.

¿Su éxito reside en el morbo o justo en lo contrario, en el sentido del humor?

Yo sobre todo me ocupo de acontecimientos históricos. Y no hay nada más alejado del morbo que la realidad. Otra cosa es que yo lo trate con retranca, con dosis de humor. Pero yo creo que no pasa nada por contar cómo es el cementerio de Torrero o cómo se lleva a acabo una incineración. A la gente que me dice que lo que yo hago es morboso les respondo que son unos paletos.

¿Y eso?

Porque somos capaces de ir a visitar el cementerio de Pére Lachaise en París, pero decir que es morboso visitar uno español.

Pues recomiéndenos uno.

Hay algunos en los pueblos blancos de Málaga preciosos, como en Casas Bermejas, el de Luarca, en Asturias, sobre el mar es muy bonito, el de La Almudena de Madrid, Montjuïc en Barcelona, y el de Torrero, claro. Yo creo que poco a poco la gente está dejando de entrar a los cementerios mirando al suelo, sino que ya se mira a los lados, se aprecia lo que hay.

Las fotografías de su libro lo demuestran.

Sí, 'Y en polvo te convertirás', que es una continuación del anterior, 'Polvo eres', está compuesto de fotografías tomadas por gente que me las ha enviado desde diversos cementerios del mundo.

A su juicio, ¿qué tal se llevan los españoles con la muerte?

Mi experiencia demuestra que con mucho más sentido del humor de lo que la gente se cree.

¿Y los historiadores de los que usted se nutre?

Me sorprende que la mayoría de las biografías acaban con la muerte del protagonista. Como la de Goya, ¡con la de cosas que le pasaron después de la muerte, que perdió hasta la cabeza! Yo digo que no hago biografías sino tanatografías.

¿Hay alguna reacción de la gente a su trabajo que le haya sorprendido particularmente?

El concurso de epitafios que pusimos en marcha en 'No es un día cualquiera'. Empezó como algo coyuntural con motivo de la festividad de Todos los Santos y llevamos ya tres años recopilándolos.

¿Cree que hay vida después de la muerte?

No, en absoluto. Por eso creo que hay que disfrutar ahora todo lo que se pueda.

Etiquetas