Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

TELEVISIÓN

Luisa Martín: "La escena más dura es cuando suplanto la voz de Anabel Segura"

TVE estrena hoy el telefilme 'El secuestro de Anabel', basado en el famoso crímen de 1993. Ella interpreta a Juana, la madre del asesino.

Luisa Martín, en su reciente visita a Zaragoza.
Luisa Martín: "La escena más dura es cuando suplanto la voz de Anabel Segura"
CARLOS MONCÍN

Acaba de estar en el Teatro Principal de Zaragoza con 'La muerte y la doncella' y hoy TVE-1 estrena 'El secuestro de Anabel' (22.15), una película donde Luisa Martín también es protagonista: interpreta a Juana, la mujer de Antonio (Enrique Villén), el hombre que asesinó a la joven Anabel Segura en 1993.

Comenzó en teatro, pero la fama le llegó con la tele, ¿está cansada de que le pregunten por Juani?

He trabajado mucho y en muchos lados, y mi primer momento de popularidad no fue con la Juani, sino con la Chirla, de 'Quién da la vez'. Fue algo bueno porque cuando llegó el gran pelotazo de 'Médico de familia' yo ya estaba más o menos preparada.

¿Qué siente al entrar en la 'Huella del crimen', un proyecto con tanta historia?

Lo que más me preocupa es que haya un buen guión, una premisa garantizada cuando el director es Pedro Costa, uno de los que más sabe de crímenes en España. Él me da las claves y yo intento hacer lo que me pide, puesto que son casos reales.

¿'El secreto de Anabel' es fiel a la realidad?

Totalmente, y muy documentado. Aunque no deja de ser una película y es normal que muchos datos tengan que pasarse por alto o que haya que poner una escena antes de otra, cuando en realidad fue al revés... Son cuestiones que dependen de las necesidades del guión y de la película.

¿No sintió algo extraño al formar parte de una historia tan dramática y que aún se recuerda?

Hay muchos sentimientos. Como ciudadana me indigna que pasen estas cosas, me parece terrible. Como madre ya ni te digo, me sucede a mí y me volvería loca... Como profesional, y dentro de mi gran optimismo, pienso que si alguien ve lo que realmente sufre una madre en una situación así, a lo mejor se le quita la idea de hacer algo parecido. Igual es una idea excesivamente romántica...

¿Qué fue lo que más le impactó?

La escena en la que Antonio me obliga a grabar la cinta suplantando la voz de la niña. Esa secuencia ya me resultó muy fuerte cuando la rodamos. Cuando vi la película me siguió pareciendo la más dura.

Y del rodaje, ¿qué es lo que más recuerda?

Fue el verano pasado y hacía un calor espantoso. Y como mi personaje es una churrera y no se podía simular una freidora de churros, tenía que freírlos de verdad. ¡Una barbaridad! Me dio mucho miedo: una gota de ese aceite hirviendo me podía destrozar.

En cine ha trabajado menos, pero nos trae un telefilme... ¿La pequeña pantalla es igual de exigente que la grande?

La profesionalidad es igual o superior. No admito que digan lo contrario y discutiría horas con alguien que lo dijera. Uno es o no es profesional, no depende del medio donde esté. Es cierto que se trabaja con menos presupuesto, pero eso es diferente.

El formato está en auge, ¿espera tener el mismo éxito que han tenido anteriores 'tv movies'?

No suelo esperar nada, solo que la gente lo vea y le guste. Creo que se conseguirá porque La 1 está en estado de gracia. Espero que la audiencia aprecie el trabajo que hay detrás, no solo el mío, el de todo el equipo. Fue la primera vez que trabajé con muchos de ellos, como Enrique Villén, con quien tuve muy buena química.

¿Cómo la promocionaría?

Pues le diría a los espectadores que se sentaran delante del televisor y que la vieran. Es una historia muy bien contada, terrible, pero buena. Que desvela aspectos que la gente a lo mejor ha olvidado del caso real. Es bastante fiel.

¿Tiene algún otro proyecto?

Tengo que estrenar 'Entre lobos', otro filme que se basa en hechos reales. El 15 de abril además comienza una serie en TVE donde trabajo con Emilio Gutiérrez Caba, se llama 'Gran Reserva' y habla sobre conflictos familiares ambientados en el mundo del vino. Y tengo que entrar en Madrid con 'La muerte y la doncella'.

Buena obra, ¿qué tal las funciones en Zaragoza?

Muy bien, es una ciudad especial donde he estado varias veces y donde se testan muchos espectáculos y muchos productos culturales. Ya nos había ido muy bien en los demás sitios y aquí se notó mucho la calidad del público.

Etiquetas