Despliega el menú
Comunicación

Los Simpson, políticamente incorrectos en Venezuela

El gobierno de Chávez veta la serie de animación con más éxito en todos los rincones del globo.

La barriga cervecera y los consiguientes eructos de Homer Simpson, las barrabasadas de su hijo Bart, son mala influencia para los niños venezolanos. Que Marge, la esposa y madre de pelo azul sea un ama de casa perfecta o que Lisa, la hija, sea lista y responsable, no han sido suficientes para evitar que la serie haya sido censurada en un canal de la televisión de Venezuela.

La Comisión de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) entendió que los mensajes trasmitidos por la familia amarilla "podrían infringir" normas y atentar "contra la formación de los niños". Sin embargo, no puso pegas para que los menores se recreen con los torsos cuadriculados, el moreno embriagador y los naturales encantos -delanteros y traseros- mostrados por las sirenas y "serenos" del traje de baño rojo de 'Los vigilantes de la playa'.

La asesora de comunicaciones corporativas del canal privado Televen, Elba Guillén, explicó que tomaron esa decisión después de que la agencia del gobierno de Hugo Chávez recibió quejas de los televidentes. "Hubo que sacarlo", dijo Guillén. "Ellos consideran que es una serie como no apta para el horario porque no es apta para niños".

Algún que otro padre, -me incluyo en el censo- hemos puesto el grito en el cielo en alguna ocasión, pero es casi imposible luchar contra el mensaje "políticamente incorrecto" pero ingenioso, mordaz y satírico de la "típica familia estadounidense", extrapolable en muchas situaciones a cualquier lugar del mundo. ¿Quién no se ha tirado, como Homero, un pedo -veleidad del cuerpo totalmente censurable en la sociedad de las buenas formas- en el momento más inoportuno?.

Criticas feroces

Las críticas son feroces casi como los intentos por censurarla. Pero la tira animada creada por Matt Groenin lleva emitidas 19 temporadas y más de 450 capítulos en 70 países.

En algunos, como los musulmanes, se adapta ligeramente para evitar ofensas: Homer traga refresco en lugar de cerveza y no engulle chuletas de cerdo.

Los Simpson tienen millones de seguidores en el mundo, entre ellos el director de cine Pedro Almodóvar, confeso admirador de la familia, y especialmente de Marge, de quien dijo "que sería una gran chica Almodóvar".

Estos dibujos animados debutaron en televisión el 17 de diciembre de 1989, la revista 'Time' la definió como la mejor serie del siglo XX. Ha recibido 23 premios Emmy y una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

De todas formas, no faltan quienes ven en la salida del aire de los canales abiertos de la serie sobre la disfuncional familia -se podrán seguir viendo en el canal de cable pagado Fox- un nuevo intento de Chávez de reprimir a los medios de comunicación "que no son pro gubernamentales".

"Este procedimiento por Los Simpson es una excusa. Aprovechando las características propias de estos dibujos animados -que no son nuevas- el Gobierno busca apuntar a controlar los contenidos de los medios de comunicación. No son medidas aisladas. Es una estrategia del Gobierno para controlar e intervenir el contenido de los medios", manifestó Elizabeth Safar, ex directora del Instituto de Investigaciones de la Comunicación (Ininco).

A su juicio, "esto es la punta de un iceberg que viene avanzando. Y ese control va a venir más intensamente con la información noticiosa que todavía el Gobierno no controla. Ahora el Gobierno no permite el acceso a las fuentes públicas y le están prohibiendo al pueblo de Venezuela una visión distinta de eventos gubernamentales, lo cual conforma un atentado directo contra la libertad de expresión".

Para Vladimir Pérez, creador de conocidos programas infantiles, la medida "es exagerada". "Es una falsa moral. En Venezuela tanto en la política como en lo social y en la calle, los niños están expuestos cosas más fuertes. Es cierto que Los Simpson pueden tener críticas muy fuertes y que es una familia horrenda, pero más allá de eso también tienen valores inmersos en sus sátiras: como la familia, se quieren y se respetan. Son diferentes entre ellos y sin embargo, respetan todas sus diferencias".

Etiquetas