Comunicación

FINANCIACIÓN

Las teles autonómicas cuestan cinco millones al día

Los datos corresponden a un informe elaborado para Uteca por Deloitte.

En tiempos de crisis y de obligada austeridad, el coste de las televisiones autonómicas y su forma de financiación se presenta como un asunto a revisar a juicio de sus competidoras. Máxime si se tiene en cuenta que las trece corporaciones de radiotelevisión regional existentes (algunas comunidades no tienen tele propia) costarán este año más de 1.860 millones de euros. Esto es, más de cinco millones de euros al día. Un desembolso que, en virtud de su carácter de servicio público, impacta de lleno en el bolsillo de los ciudadanos a través de los presupuestos de los respectivos ejecutivos autonómicos.

Ese coste, superior por ejemplo al que el Gobierno aspira a conseguir congelando la pensiones en 2011 (1.530 millones), camina de la mano de una abultada deuda que, según estimaciones del sector, rondará a cierre del presente ejercicio los 1.500 millones de euros. En ese escenario, las cadenas privadas de televisión (agrupadas en la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas, Uteca) reclaman un cambio urgente en el modelo para que sus competidores regionales sigan el camino marcado por TVE y eliminen la publicidad de sus parrillas.

De este modo, argumentan las privadas, desaparecería la doble vía de ingresos que permite a las teles autonómicas sobrevivir con holgura vendan o no espacios comerciales, pues siempre queda en la retaguardia el colchón de las cuentas de su región.

Los 1.860 millones representan de media un 1,13% del presupuesto aprobado por las comunidades en las que emiten las cadenas públicas. Pero ese porcentaje no es ni mucho menos homogéneo, pues se dispara en lugares como Cataluña (1,53%), País Vasco (1,83%), la Comunidad Valenciana (1,31%) o Baleares, donde la IB3 representa el 3,48% del presupuesto regional. Según un estudio de la consultora Deloitte para Uteca (con los últimos datos disponibles, correspondientes a 2008), "las cadenas que operan en mercados con lengua oficial adicional al castellano, y que al mismo tiempo cuentan con un mayor número de canales, son las que representan un mayor coste por hogar".

El informe detalla que el coste anual bruto por hogar -que no tiene en cuenta los ingresos por publicidad- de la televisión pública en general (TVE y autonómicas) pasó de 179 a 186 euros entre 2007 y 2008. Los principales cambios en la distribución de los costes, apunta Deloitte, se reflejan en los ingresos comerciales, que cayeron un 14,3% mientras las subvenciones y pérdidas aumentaron un 15,4%. Frente a los 64 euros que cuesta a cada familia TVE, destacan los 122 que cuestan las autonómicas, en un desembolso una vez más nada uniforme, pues varía de los 67 euros de Asturias a los 188 de Euskadi, la más cara. La tele estatal mantuvo estable en 64 euros su coste bruto por hogar.

Etiquetas