Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

PROGRAMACIÓN

La tele se pasa todo el día bailando

El éxito de "Mira quién baila" y "Fama" abre ahora las puertas a nuevos formatos de baile.

Primero fueron los encierros en una casa de la sierra madrileña y, luego, los centros de formación para aprender a cantar. Y, ahora, lo que se lleva son los saltos, brincos y piruetas. El baile está en alza y las televisiones lo saben. Así que están a la búsqueda y captura del formato para sacar mayor rentabilidad a la fiebre del sábado noche.

Abrió brecha Anne Igartiburu, que, tras muchos "corazones", por fin tuvo lo que quería: un programa de éxito en el "prime time". En el edulcorado "Mira quién baila" (La 1), lo importante no era tanto la forma de moverse al ritmo de tangos o pasodobles, sino el caché de los participantes: misses, actores, ex concursantes de "realities"… y Carmen Martínez-Bordiú.

Por su parte, Cuatro llevaba tiempo buscando el "reality" que levantara sus audiencias y lo encontró en "Fama", con un grupo de jóvenes que aprendían a bailar "lírico" o "street dance" en horario de sobremesa. Con Paula Vázquez de maestra de ceremonias, el formato fue creciendo en duración y ya hay prevista una segunda temporada para 2009. A los sufridos danzantes los tuvieron cuatro meses dando cabriolas en dos escenarios distintos y a todas horas del día. Su final fue uno de los programas más vistos de la historia de la cadena, por lo que decidieron crear un sucedáneo infantil -"Fama school"- que no ha calado en la noche de los lunes.

Como todo lo que tiene éxito es susceptible de ser copiado, TVE ha fichado a Josep Lobato -hasta ahora en "Money, money" (Cuatro)- para hacerse con las riendas de "¡Quiero bailar!", un nuevo 'talent show'. Para que la copia no sea tan descarada, los catorce aspirantes a bailarines profesionales elegidos para participiar tendrán que demostrar sus dotes en los bailes de salón, en vez de darse a los ritmos urbanos del espacio de la Vázquez. Además de coronar al "mejor bailarín" de entre 14 conejillos de Indias, "¡Quiero bailar!", elegirá también a la pareja que representará a España en el próximo "Eurodance 2008", la "Eurovisión" del baile que celebró su primera edición el pasado 1 de septiembre de 2007. Por lo demás, concursantes que montarán coreografías con profesores y galas en las que se decidirán las sucesivas expulsiones. ¿Alguien da más?

Pues sí, porque no contentos con un solo espacio musical-verbenero, La 1 se ha hecho con los servicios de Carlos Sobera para que se convierta en el anfitrión de "Díselo bailando", en el que un grupo de personas sorprenderán a familiares o amigos con una coreografía sin que estos lo esperen, con un único requisito: preparar el baile en 24 horas. Según la publicidad que ya se emite en Televisión Española, en la primera entrega del próximo lunes podremos ver a un grupo de invitados que sorprenden a los novios en una boda con una peculiar danza. Este grupo tendrá que competir con otros dos por hacerse con un premio de 6.000 euros, que decidirá un jurado famoso. En el caso de la primera emisión, el omnipresente Chikilicuatre, Julio Iglesias Jr. -precisamente, uno de los pupilos de la Igartiburu hace unos meses- y Elena Martín, de "Las Virtudes", serán quienes elijan quién ha hecho menos el ridículo.

Pero no solo los españoles tienen ya los huesos desencajados. En EE. UU., los formatos televisivos con baile arrasan en audiencias. El más conocido, "Dancing with the stars", ya va por su sexta edición, y no suele bajar de los 20 millones de espectadores.

Etiquetas