Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

EL PRÓXIMO DOMINGO

El 'Oráculo', de Gracián, un manual con plena vigencia después de casi cuatro siglos

Una de las obras maestras del jesuita aragonés es la próxima entrega de la Biblioteca Aragonesa de HERALDO.

Portada del libro.
El 'Oráculo', de Gracián, un manual con plena vigencia después de casi cuatro siglos

El próximo domingo, HERALDO DE ARAGÓN entrega la tercera obra de su Biblioteca Aragonesa. Se trata del 'Oráculo manual y arte de prudencia', un ensayo de Baltasar Gracián que se publicó en 1647, hace ya 363 años, en Huesca. Es una breve recopilación de máximas cuyo objetivo es conseguir la formación de un ser humano aceptable individual y socialmente. Algunos seguidores del jesuita aragonés aseguran que se parece, de alguna manera, a los tan exitosos manuales de autoayuda contemporáneos y que sus máximas tienen plena aplicación en estos tiempos tan difíciles.

De hecho, no hace mucho se supo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiraba del manual de Gracián para resolver algunas de sus dudas y que incluso lo había regalado a algunos diputados de su grupo. También es público que otros hombres con grandes responsabilidades en los terrenos político, económico e incluso deportivo consultan el 'Oráculo' para destacar en sus respectivos terrenos.

De vivir Baltasar Gracián, no habría tenido problemas económicos con los derechos de autor de las sucesivas reediciones de su 'Oráculo' y de 'El Criticón', su otra obra maestra. Así, a comienzos de los años 90 del siglo pasado, una edición estadounidense del 'Oráculo manual y arte de prudencia' se coló en la lista de 'best-sellers', lo que propició, aunque parezca sorprendente, la traducción de esa edición al español.

Baltasar Gracián recomienda en sus máximas ser prudente, rodearse de los mejores, no destacar a toda costa, ser ameno, divertir pero no renunciar al conocimiento, aprender, viajar, disfrutar de los placeres, no quejarse, trabajar, ahorrar, sacar conclusiones de lo que sucede, no abrir la boca más que lo necesario, renunciar a la competición o no desesperarse.

"Hombre de bien", "hombre de ley", "hombre con fondos", "hombre de obligaciones", "hombre universal". Tales son algunos de los estados ideales que propugna la doctrina de Baltasar Gracián (Belmonte de Calatayud, 1601/Tarazona, 1658), algunas de cuyas síntesis se encuentran en esencia en este 'Oráculo'. Su pensamiento fue ampliamente divulgado en las letras y la pedagogía francesas. La primera traducción en 1684 a cargo de Amelot de Hussai con el título 'L'Homme de cour', y las posteriores del Padre Joseph de Courbeville, debatidas, en plena efervescencia de la Ilustración, condujeron a que toda la obra de Gracián fuera sometida a revisión crítica.

Su influjo en la Europa librepensadora del siglo XVIII es innegable, pero lo fue más -y más directa- dentro de las corrientes pesimista (Arthur Schopenhauer) y vitalista (Friedrich Nietzsche) de la filosofía alemana del XIX. Hasta hoy, sigue siendo considerado precursor del existencialismo y aun de la nunca bien ponderada postmodernidad. Con esta y otras de sus obras más o menos conocidas, queda claro que este belmontino es uno de los autores que más han influido en el desarrollo del pensamiento y de la moral didáctica occidentales.

El libro se entregará pasado mañana con el ejemplar de HERALDO al precio de 1,5 euros. La próxima entrega, el día 12, será 'Mi último suspiro', de Luis Buñuel.

Etiquetas