Comunicación

Sara Vidorreta: "Amo este oficio. Me preocupa el aquí y ahora, y quiero tener los pies en la tierra"

La actriz, nacida en Zaragoza en 1999, se ha convertido en el rostro joven de varias series. Estrena  ‘Secretos de Estado’ y ha rodado con Luisa Gavasa en ‘La reina del Sur’.

Sara Vidorreta está a punto de dar el salto al teatro.
Sara Vidorreta está a punto de dar el salto al teatro.
Pilar Navas

Sara Vidorreta (Zaragoza, 1999) lleva algo más que una carrera meteórica: hace series de televisión, estrenará el miércoles ‘Secretos de Estado’ y en abril ‘La reina del sur’, participa en cortos y largometrajes. Se emociona al hablar de su abuelo Mariano, que le reveló los secretos de Samper de Calanda (Teruel) en varios veranos.

Creo que empezó en esta profesión con ocho años.

Sí. Más o menos. Al principio yo quería ser bailarina, y acompañé a mi hermana a actividades extraescolares a la escuela de cine Un Perro Andaluz. Me gustó tanto aquello que tuve que pedirle a la directora si me dejaba ir a las clases.

¿Qué ha significado Leonor Bruna para usted?

Muchas cosas. Lo significó y aún lo significa. Es mi maestra, mi consejera. Estuve allí nueve años; hasta los 17 o así. Me enseñó a amar la profesión y a disfrutar de ella, a divertirme en la creación de los personajes, a analizar un texto. Son muchas cosas. Incluso ahora, cuando me atasco en un papel, la llamo y hablamos… Me aconseja. La considero como una segunda madre para mí. Lo siento así.

¿Cómo fue creciendo usted allí?

En la escuela, todos los años, para el fin de curso, los alumnos hacíamos un cortometraje. Y a mí, porque era la más pequeña y en cierto modo la más graciosilla, me elegían para interpretar esas piezas. Así fui adquiriendo experiencia… Ferran Queralt me eligió para interpretar su corto ‘Felicidad’.

¿Y después?

A partir de 2015 empecé a presentarme a cástines. Y en el tercero me cogieron. Cambió mi vida.

Así, sin más…

No. Hubo un momento en que mis padres vieron mi evolución, comprobaron que daba un salto, un gran salto, y me dijeron que si sacaba todo ‘dieces’ en la ESO, ellos mismos me conseguirían un representante en Madrid. Lo logré.

¿Quiere decir que empezó a llegarle una serie tras otra? ‘Lo que escondían sus ojos’, ‘Vis a vis’...

En cierto modo. Participé en la mini serie ‘El padre de Caín’ y en ‘Lo que escondían sus ojos’, donde encarnaba a la hija de Sonsoles de Icaza, la marquesa de Llanzol, que encarnaba la actriz Blanca Suárez. Fue una estupenda experiencia.

Y de ahí a ‘Vis a vis’.

Sí, la segunda temporada. Ahí era una joven que ha sido secuestrada en pésimas condiciones. Al final, alguien le decía al personaje de Maggie Civantos mi paradero y ella salía a liberarme.

¿Cómo se sintió en esa serie hostil y turbadora?

Hice mi trabajo con energía. Maggie Civantos, por ejemplo, me dio todo su cariño y su protección. Vivía intensamente; iba y venía a Zaragoza en el último AVE, e intentaba no descuidar mis estudios.

¿Y ahora?

Vivo de prisa, sí, con apasionamiento. Me ilusiona este oficio. Curso Magisterio. Desde hace dos años vivo en Madrid. Tengo que esforzarme, y no siempre puedo acudir a clases. Hago segundo e intento aprovechar mi tiempo.

También estuvo en ‘iFamily’, donde su presencia era mayor.

El trabajo era exigente. Aparecía en más capítulos. Intento aprender siempre. Igual que me ha sucedido en la serie ‘Secretos de Estado’, que se estrena el miércoles.

Es la hija del presidente de Gobierno. ¿Tiene algo que ver con algún presidente concreto?

La serie, que se emite en Telecinco, es un ‘thriller’ político de ficción y  transcurre en una España agitada y corrupta. Yo soy la hija del presidente. Mis padres son Emmanuel Esparza y Miryam Gallego, y Michelle Calvó es la jefa de prensa de presidencia, que vive una relación amorosa con mi padre.

Vuelve de rodar la segunda parte de ‘La reina del Sur’, basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte.

No es lo mismo estar en Madrid, a una hora y cuarto en el AVE, que pasarse seis meses rodando en Colombia. Felizmente, me encontré allí con Luisa Gavasa. Soy su nieta gótica, y las dos nos convertimos en dos transgresoras que intervienen mucho en la acción. Se estrenará en Netflix en abril.

¿Cómo le fue con Luisa Gavasa?

De maravilla. Llamé a mis padres para decírselo. Es una mujer sabia, divertidísima, me ha cuidado y me ha mimado. Tiene una cabeza privilegiada, y es una gran actriz. Todo lo que le diga de ella es poco. Es una locura de mujer.

¿Es siempre tan sensata?

No se crea. Me gusta este oficio. Lo disfruto. También intervendré en el largometraje, sobre una secta, de Carlos Val: ‘Planeta 5000’. Y en marzo estrenaré con Nerea Camacho, Luisa Estévez y Pilar Navas la función de microteatro ‘Amor ya’. Va a ser la primera vez que haga teatro.

¿Qué tipo de actriz cree que es o que querría ser?

Admiro mucho a Meryl Streep y a Natalie Portman; su trabajo en ‘Cisne negro’ me marcó. Conozco el método, he estudiado a Stanislavski, y lo uso cuando es necesario, pero prefiero usar la naturalidad, la intuición, la emoción y los sentimientos. Y esas cajitas que todos tenemos en nuestra mente. Me preocupa el aquí y ahora, y quiero tener los pies en la tierra. Actuar es una emoción, un oficio y a la vez un modo de enfrentarse al cuento de la verdad y la ficción con objetivos claros.

Etiquetas
Comentarios