Despliega el menú
Comunicación

Discurso íntegro de la presidenta editora de HERALDO, Pilar de Yarza

Intervención tras la entrega de los Premios HERALDO 2017.

Pilar de Yarza, durante su intervención en la gala de los Premios HERALDO 2017.
Pilar de Yarza, durante su intervención en la gala de los Premios HERALDO 2017.
Heraldo

Excelentísimo señor presidente de Aragón. Excelentísimo señor presidente de Nueva Aquitania. Señor secretario de Estado. Autoridades. Amigos. Buenas noches.

Un año más nos reunimos para celebrar el aniversario de HERALDO DE ARAGÓN. Nos convoca también la entrega de los premios que llevan el nombre del diario y el de una figura capital en su historia y en la del periodismo: Antonio Mompeón Motos. Y, en esta ocasión, la del primer Premio HENNEO.

A la gran labor de Antonio Mompeón Motos en HERALDO puede aplicársele con toda justicia lo que escribió Francisco de Cossío: "Dar altura y tono a un periódico, luchar en él por lo noble y por lo justo, arriesgar al servicio de la verdad y la justicia lo que pudiera ser conveniencia económica".

Estas líneas maestras nos han traído hasta aquí desde esa lejana madrugada de 1895 en la que el primer número de HERALDO salió a la calle.

Ese legado de mejora tecnológica, de fidelidad a los principios editoriales y de compromiso con la sociedad ha pasado de generación en generación. La quinta -lo digo con orgullo- está actualmente al frente de HENNEO, el grupo de comunicación nacional surgido de la potente vocación transformadora de HERALDO.

Como editora, uno de los aspectos más gratificantes es poder divulgar los méritos de quienes trabajan en pro de la sociedad. A nuestros tres galardonados les une la pasión por su trabajo, y su dimensión social.

Es el caso de Susanna Griso, premio Mompeón Motos de Periodismo. Enhorabuena, Susanna, por la constancia y la profesionalidad que te han convertido en un referente de la comunicación en España.

Gracias por estar aquí. Te agradezco que hayas venido desde tu café de la mañana, imprescindible para millones de espectadores, a compartir esta velada nocturna aragonesa.

Gracias por poner el espejo de tu gran casa de Antena 3 en lo que a todos nos importa. Y por hacerlo, como tú dices, con tanto respeto como profundidad. Lo defines como un trabajo de orfebrería. Un ‘periodista orfebre’ acude y habla con las fuentes, y busca la veracidad en el detalle. Es lo que otorga credibilidad. Y lo que hace cierta la frase de que "la prensa es el campo de batalla de la lucha por la libertad, es decir, por la democracia".

Frente a la ‘visión en túnel’ de quienes buscan solo reforzar su criterio, necesitamos comunicadores que abran el foco. Periodistas que ayuden a los ciudadanos a formarse una opinión lo más certera posible.

Hay quienes, como Susanna Griso, trabajan con la actualidad más candente. Y quienes, como Ana Santos, premio a los Valores Humanos y el Conocimiento, divulgan y protegen un tesoro de siglos. Y tienen algo fundamental en común: dar respuesta a la necesidad de saber.

HERALDO, querida Ana, se siente muy honrado de premiar tu trabajo al frente de la Biblioteca Nacional. Preservas, modernizas y difundes uno de los grandes emblemas de la cultura de España.

Una grandísima responsabilidad, en la estela de otra gran aragonesa, María Moliner. Con ella compartes los rasgos del trabajo, de la constancia, de la generación de conocimiento y del compromiso del empleado público.

Tienes un reto envidiable, porque es un gran privilegio trabajar rodeada del caudal de saber que ha conformado nuestra cultura. Gracias por el empeño y la eficacia con que lo preservas y lo difundes para que enriquezca a toda la sociedad.

Cada año reivindico la importancia de los valores con ocasión de este aniversario. Su defensa es el mensaje más nítido que me gustaría dejar no solo esta noche ante ustedes, sino siempre que tengo la oportunidad de defenderlos.

Creo que los medios tenemos la misión irrenunciable de hacer bandera de ellos: La honradez, el respeto, la generosidad, la lealtad, la verdad, y -en la base de todos- la bondad y el espíritu de servicio a los demás.

Son valores, principios morales, que no cambian. Su ausencia degrada la convivencia y empobrece a las personas. Su falta afecta a la vida pública de un modo letal y acaba quebrando la confianza en las instituciones.

Quiero subrayar también la importancia del conocimiento y del espíritu crítico, aliados contra la posverdad.

La defensa de la política como servicio público, como antídoto frente a quienes defraudan la confianza de los ciudadanos, es otro de los principios que inspiran nuestra línea editorial. Y da todo el sentido al galardón que tenemos el placer de entregar al presidente de Nueva Aquitania. Bon soir, enchantée, monsieur Rousset, nos sentimos muy honrados con su presencia.

Las comunicaciones con Francia son nuestra constante aspiración. A ambos lados del Pirineo sabemos que sirven al progreso y que convienen a toda Europa.

Coincidido con monsieur Rousset en su defensa de la reapertura del Canfranc: no se puede dejar inutilizada una línea tan sólida en sus fundamentos y que lleva al futuro. Nuestro diario abrió a toda página con la inauguración del Canfranc. Informó con profundo pesar de su clausura. Y luchamos ahora, desde hace largo tiempo ya, por dar la noticia de su reapertura. Con el esfuerzo de políticos como el presidente Rousset y de los responsables de Aragón y de la nación que hoy nos acompañan podrá lograrse.

También seguimos luchando por el resto de las comunicaciones transpirenaicas, y por el desdoblamiento de las mortíferas carreteras nacionales N-II y N-232.

La presencia del presidente de Nueva Aquitania es un signo de unidad en el momento en el que Europa sufre por la salida del Reino Unido. Y en el que urge reavivar los valores de Europa: espacio de integración, de libertad, de democracia y de progreso frente a la barbarie y el fanatismo.

El terror ha vuelto a golpear duramente a España, esta vez en los bárbaros atentados de Barcelona y de Cambrils. El dolor y la solidaridad con las víctimas, el apoyo a sus familiares y a los supervivientes han aflorado de modo admirable. Más difícil, por desgracia, ha sido mantener la unidad que pidió el aragonés cardenal Omella en la Sagrada Familia: "La unidad -dijo- fortalece. La división corroe y destruye".

Porque creemos que la división corroe y destruye, vivimos con suma preocupación la deriva de quienes promueven la ruptura de Cataluña con España. Porque España no se entiende sin Cataluña, ni Cataluña sin España, la pretendida ruptura es un completo sinsentido.

Por eso quiero reafirmar, con toda rotundidad, el compromiso de esta Casa con la unidad de España. HERALDO lo dejó claro en su primer número, y HERALDO, como matriz del grupo HENNEO, lo reitera solemnemente hoy.

El respeto a la legalidad es el fundamento de la democracia que tanto valoramos. Por eso expresamos nuestro más firme apoyo al Gobierno de Aragón y la Iglesia aragonesa en sus esfuerzos para lograr la devolución de todo el patrimonio retenido en Cataluña.

Es tiempo de reafirmar la legalidad demo-crática, base de nuestra convivencia, y la soberanía nacional que consagra la Constitución. Sin respeto a la ley no hay democracia. Y se abre el terreno de la arbitrariedad y el imperio del más fuerte.

Nuestra sociedad se funda en libertades y derechos democráticos, como el derecho al voto, recuperado hace 40 años, en las elecciones municipales de junio de 1977. Esa cita histórica con las urnas fue fruto del llamado espíritu de la Transición: se superaron divisiones que parecían irreconciliables. Se abrió la más larga etapa de estabilidad y prosperidad que ha vivido España. Así lo destacó en el solemne acto celebrado en las Cortes el rey Felipe VI, que con tanto acierto encarna las funciones de la Jefatura del Estado, la estabilidad y unidad de España.

Refrendar estos principios cobra todo su sentido en Aragón, que se define históricamente por su derecho.

Hace unos meses, escuchamos a Enrique Krauze, presentado por nuestro amigo y consejero Manuel Pizarro, en el ciclo ‘Pasión por la libertad’, organizado por Ibercaja. Krauze alertó de los fanatismos de la identidad, allá donde se presenten. El principal enemigo de la libertad, dijo, es el populismo. "Un virus que pone al pueblo sobre las instituciones y las leyes, que privatiza la verdad y que introduce el odio en la familia de la nación".

Suscribo estas palabras. Y veo con esperanza que los brotes de populismo están siendo respondidos con cordura en las recientes citas electorales europeas. Hay otros caminos más eficaces para remediar las graves carencias de los desfavorecidos.

Tras una crisis económica que ha golpeado duramente a millones de personas, la recuperación necesita, para consolidarse, seguridad jurídica y medidas que eliminen injustas diferencias tributarias entre españoles. Un marco de estabilidad, de confianza, y de regeneración democrática.

HERALDO y HENNEO están firmemente comprometidos en la defensa de estos valores. Los proyectos que acometemos están marcados por esa combinación de prudencia y empuje que caracteriza a esta Casa desde hace 122 años. Están guiados por el compromiso con la sociedad y con España, un país diverso y plural, unido y solidario, del que nos sentimos muy orgullosos porque hay sobrados motivos para ello.

Nuestra contribución, desde el nacimiento de HERALDO, consiste en servir a los intereses de Aragón y de España. Adaptándonos en cada momento a las necesidades de la sociedad y con los medios que la tecnología pone a nuestro alcance. Me gusta recordar que tuvimos la primera linotipia, y que ahora estamos inmersos en una transformación digital apasionante.

Recientemente he asistido en Alemania a la celebración del 200 aniversario de la Casa Koenig-Bauer, fabricante de las rotativas que han impreso HERALDO durante los últimos cien años. Con sus responsables comentamos que ambas empresas -más que centenarias y muy jóvenes de espíritu- compartimos dos cosas básicas: un firme anclaje en la tradición y un impulso constante de innovación y futuro.

En los últimos tiempos, HENNEO ha continuado su apuesta por la presencia nacional, que tuvo un hito destacado con la adquisición de ‘20 Minutos’. Y va a seguir con el lanzamiento de ‘lainformación.com’ como medio especializado en información económica.

HENNEO afronta los retos del siglo XXI sin perder de vista la recomendación que hacía en 1908 Ramiro de Maeztu al dar la enhorabuena a HERALDO por su nueva Linotype: "Envaneceos de vuestra máquina, compañeros del HERALDO -decía el escritor-. Pero enorgulleceros sobre todo de las virtudes que os han permitido adquirirla. Porque el secreto del éxito no está en la máquina sino en el espíritu que la crea, utiliza, transforma y mejora".

Ese espíritu, como decía al principio, es el que nos ha traído hasta aquí y nos guía hacia el futuro, con raíces firmes. Con el corazón y los esfuerzos puestos en nuevos proyectos.

Antes de despedirme me gustaría trasladar un afectuoso reconocimiento a Amado Franco. En sus diferentes responsabilidades en Ibercaja siempre ha realizado una estupenda labor en defensa de nuestra tierra.

Enhorabuena de nuevo a los premiados, muchas gracias a todos los presentes, con el deseo de recuperar y defender los valores.

Buenas noches.

Etiquetas
Comentarios