Branded

Heraldo Saludable

Heraldo Saludable

¿Eyacular a diario puede prevenir el cáncer de próstata? El urólogo Joaquín Navarro contesta

Falta de libido, cáncer de próstata e incontinencia urinaria: el doctor Joaquín Navarro contesta

El especialista del hospital Quirónsalud Zaragoza responde a las dudas sobre Urología enviadas por los lectores.

El doctor Joaquín Navarro, especialista del hospital Quirónsalud, responde a las dudas enviadas por los lectores de Heraldo.es.
Unsplash

Internet está plagado de consultas sobre salud cuyas respuestas, en algunos casos, distan bastante de la realidad. Para evitar bulos y confusiones, el doctor Joaquín Navarro Gil, especialista en Urología del hospital Quirónsalud Zaragoza, ha contestado a las dudas enviadas por los lectores a través del consultorio médico de Heraldo.es.

Para un diagnóstico más concreto, el miembro del equipo de Quirónsalud recomienda visitar a un especialista.

Incontinencia urinaria

Pregunta de la lectora: Tras un parto instrumental tengo incontinencia urinaria total. ¿Se puede solucionar esta situación? ¿Qué pasos hay que seguir? ¿Qué tiempo lleva esta recuperación?

Respuesta del doctor: Existen diferentes tipos de incontinencia en la mujer. Dentro de estas, la causa que justifica la incontinencia urinaria en una paciente tras un parto suele ser una debilidad en la musculatura del suelo pélvico que provoca lo que se conoce como incontinencia urinaria de esfuerzos. Esta circunstancia, en mayor o menor medida puede aparecer entre el 15 y el 40% de las mujeres tras el parto convirtiéndose en una situación que afecta de forma evidente a la calidad de vida.

Cuando hablamos de incontinencia hacemos referencia a cualquier tipo de escape de orina involuntario que puede ser desde un mínimo goteo a una incontinencia total tal como relata la lectora.

Los pasos a seguir son los siguientes: para iniciar un proceso diagnóstico se debe realizar una minuciosa historia clínica que aclare en que situaciones se escapa la orina. La exploración concluirá el diagnóstico en la mayoría de los casos, aunque si quedan dudas podría completarse el proceso mediante otro tipo de pruebas. Si finalmente confirmamos que nos enfrentamos a una incontinencia urinaria de esfuerzos, en casos leves podemos iniciar una rehabilitación del suelo pélvico cuyo beneficio es notable a medio plazo.

Tal como describe la situación en el enunciado, si es una incontinencia urinaria severa el tratamiento ha de ser quirúrgico. Existen diferentes técnicas para corregir esta patología con resultados que pueden alcanzar hasta el 98% de éxito. Elegir la técnica apropiada para cada caso es fundamental. Una de las más usadas hoy en día es el cabestrillo suburetral cuyo resultado en muchas pacientes es inmediato, recuperando la continencia en el momento de ser dadas de alta del hospital. Se trata de una intervención sencilla con un ingreso mínimo y una recuperación prácticamente inmediata. Durante los dos primeros meses se deben evitar los esfuerzos abdominales para evitar que la intervención pierda eficacia.

Eyaculación y cáncer de próstata

Pregunta del lector: ¿Es cierto que eyacular a diario reduce la probabilidad de tener cáncer de próstata?

Respuesta del doctor: Existen diferentes estudios en la literatura científica que hacen referencia a la actividad sexual y su influencia en la aparición del cáncer de próstata.

La relación entre el número de eyaculaciones y el cáncer de próstata no es lineal, si bien es cierto, los estudios concluyen que los varones que tienen mayor número de eyaculaciones tienen menor riesgo de padecer un cáncer de próstata, aunque los autores de estos trabajos publicados en las revistas médicas recomiendan interpretar los resultados con cautela.

Se han identificado diferente expresión de genes en el tejido prostático en pacientes con mayor número de eyaculaciones en comparación con aquellos que tienen menor actividad sexual, lo que podría proporcionar enlaces biológicos potenciales entre la frecuencia de la eyaculación y la tumorogénesis.

La incidencia del cáncer de próstata es menor en pacientes con mayor número de eyaculaciones sobretodo en casos de tumores de bajo riesgo (los menos agresivos), siendo menos evidentes las diferencias en los tumores de alto riesgo.

Pérdida del deseo sexual

Pregunta del lector: Soy un hombre de 45 años, he notado un bajón importante en el libido, mis relaciones ya no son tan duraderas como antes, ¿es normal que pase a tan pronta edad? Hace un par de años me hicieron una pequeña cirugía en el frenillo, quizá desde entonces noto que ya mis erecciones no son iguales, debido a que el frenillo ya no lo tengo. ¿Se puede corregir de alguna manera el frenillo otra vez?

Respuesta del doctor: Las alteraciones sexuales más comunes en el varón son la eyaculación precoz, la disfunción eréctil y la pérdida del deseo sexual.

Las causas que pueden provocar estas patologías son muy variables y se clasifican en dos grandes grupos: las causas orgánicas y las psicógenas. Es cierto que no son patologías con una causa concreta fácil de hallar en la mayoría de los casos y lo que solemos reconocer estudiando cada caso de forma individual son los diferentes factores de riesgo que influyen en la aparición de alguna de estas alteraciones.

Es altamente improbable que tras una cirugía de frenillo aparezca una complicación de este tipo por lo que lo recomendable sería hacer una valoración completa del caso. La plastia de frenillo es una intervención que se realiza en unos minutos con anestesia local y de forma ambulatoria y en la zona donde se realiza la plastia no cabe la opción de lesionar ninguna estructura que condicione una complicación relacionada con la erección ni con la eyaculación por lo que, a priori, no sería necesario corregir el frenillo de nuevo. Lógicamente sin explorar no se puede afirmar rotundamente esta aseveración.

La probabilidad de que exista una patología orgánica que ocasione una alteración sexual a la edad que usted refiere es mínima, siendo las causas psicógenas las más frecuentes. No obstante las causas suelen ser multifactoriales y es recomendable la valoración conjunta de un urólogo y un sexólogo para ofrecer una solución acertada que seguro se puede alcanzar.

Etiquetas