Despliega el menú
Branded

Heraldo Saludable

Heraldo Saludable

Traumatología deportiva, inestabilidad rotuliana y hernia discal: el doctor Javier Domingo Cebollada contesta

Traumatología deportiva, inestabilidad rotuliana y hernia discal: el doctor Javier Domingo Cebollada contesta

El jefe de servicio de la Unidad de Traumatología de Quirónsalud responde a las dudas enviadas por los lectores.

El doctor Javier Domingo Cebollada, especialista del hospital Quironsalud, responde a las dudas de los lectores.
El doctor Javier Domingo Cebollada, especialista del hospital Quironsalud, responde a las dudas de los lectores.
Unsplash

Según la última encuesta del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi), seis de cada 10 españoles utilizan Internet para informarse sobre salud. Para evitar caer en confusiones, los expertos del consultorio médico patrocinado han contestado las preguntas que los lectores han enviado a través de Heraldo.es. En esta ocasión, el doctor Javier Domingo Cebollada, jefe de servicio de la Unidad de Traumatología de Quirónsalud, ha resuelto algunas dudas relacionadas con la traumatología deportiva, la inestabilidad rotuliana y la hernia discal.

Para un diagnóstico más preciso, los doctores, miembros del Instituto Aragonés de Traumatología, recomiendan visitar a los especialistas.

Traumatología deportiva

Pregunta del lector: Buenos días, me estoy preparando para correr una media maratón pero el médico me ha dicho que tengo un desgaste de cartílago bastante avanzado. Me gustaría saber si existe algún tratamiento con el que pueda evitar el dolor y terminar la carrera.

Respuesta del doctor: En lesiones de cartílago es importante mantener un buen tono muscular que proteja la rodilla y más si se pretende realizar deportes de carga como el 'running'. Habría que valorar el estado de la musculatura y el grado de lesión del cartílago. Siempre es bueno aportar nutrientes para el mismo como el colágeno, magnesio o condroitín sulfato, además se podría suplementar con terapia regenerativa, infiltraciones de células madre o plasma rico en plaquetas. En traumatología deportiva se usan cada vez más estas terapias con buen resultado para nuestros pacientes.

Inestabilidad rotuliana

Pegunta de la lectora: Hola, desde pequeña tengo un problema y es que las rótulas se me salen en algunas ocasiones, algo que cada vez es más frecuente. Nadie me da una solución y estoy desesperada. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta del doctor: Estimada lectora, lo que te está ocurriendo es lo que se conoce como inestabilidad rotuliana. Existen diferentes causas que pueden justificar el problema. La más frecuente suele ser que tu aparato extensor (cuádriceps, rótula y tendón rotuliano) presentan una desviación hacia la zona externa de tu rodilla lo que facilita que las rótulas se salgan.

Otra de las causas puede ser que la forma normal del fémur y la rótula, que presentan respectivamente una concavidad y una convexidad, no exista como tal y por tanto facilite que tus rótulas no sean estables.

Sería conveniente valorarte en detalle para analizar mediante la exploración y la solicitud de pruebas complementarias cuál es la causa exacta. No obstante, tu problema tiene una solución contrastada mediante una operación que hemos realizado en otros muchos pacientes con buenos resultados.

Hernia discal

Pregunta del lector: Hola, hace poco me dijeron que tenía una hernia discal y que operarme es la mejor opción para mitigar el dolor y la ciática que me provoca. ¿Hay alternativas a la cirugía? ¿Es muy dolorosa la recuperación de la operación?

Respuesta del doctor: Es muy común en población general asociar hernia discal a necesidad de cirugía; sin embargo, la realidad es todo lo contrario: tan solo un 2-5% de las hernias discales acaban precisando de tratamiento quirúrgico. Generalmente, con tratamiento médico, fisioterapia e infiltraciones mejoramos la sintomatología. Actualmente, disponemos de múltiples tipos de terapias infiltrativas como alternativas a la cirugía que solventan con éxito el dolor lumbar y la ciática, acortando la recuperación funcional notablemente, siendo nuestra primera opción antes de plantear un tratamiento quirúrgico.

La indicación de cirugía  viene condicionada por un dolor ciático muy severo e incapacitante que no cede con tratamiento conservador durante un período razonable de 6-8 semanas, pérdida de fuerza en extremidades inferiores o pérdida del control de los esfínteres; en estos casos la recomendación es operar.

Cuando es necesario recurrir a la cirugía, esta no se asocia a un postoperatorio doloroso, dado que generalmente se puede resolver mediante una incisión de unos 3-4 centímetros; de hecho el paciente se puede levantar el mismo día de la intervención y suele ser alta hospitalaria al día siguiente, caminando de forma autónoma y ya sin dolor en la pierna. Además, en casos seleccionados esta cirugía se puede realizar por endoscopia (con una incisión de menos de 1 centímetro) acortándose el postoperatorio y minimizándose sus molestias asociadas.

Etiquetas