Despliega el menú
Branded
Suscríbete
"El voluntariado es la mejor manera para acabar con la estigmatización de los pacientes"

"El voluntariado es la mejor manera para acabar con la estigmatización de los pacientes"

Desde el Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen inciden en la necesidad de desmontar mitos y falsas creencias sobre los centros psiquiátricos, creados en su mayoría por el desconocimiento de la sociedad.

El equipo Hispanos del Carmen, club formado por pacientes del Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen.
El equipo Hispanos del Carmen, club formado por pacientes del Centro Neuropsiquiátrico Nuestra Señora del Carmen.

Son muchas las asociaciones y entidades que, día a día, trabajan por la integración de las personas con discapacidades de cualquier tipo. El ámbito de la salud mental es quizás el que más lento avanza en ese sentido, pues son muchos los mitos y falsas creencias existentes en torno a las instituciones que trabajan con este tipo de  pacientes.

Raúl Torres, trabajador social en el Centro de Neuropsiquiátrico de Ntra. Sra. del Carmen, explica el por qué de este recelo: "Los psiquiátricos actuales se siguen percibiendo como los manicomios de antaño: centros cerrados donde los principales objetivos eran atender las necesidades básicas de los pacientes y evitar que anduvieran libremente por las calles, evitando de ese modo las incomodidades y temores que pudiesen provocar en la sociedad".

Torres explica que en estos centros se trabaja por alcanzar el máximo grado de autonomía (personal y social) de cada paciente, "dedicando grandes esfuerzos a ser un hogar, no una cárcel".

En este proceso, el voluntariado juega un papel fundamental, ya que conocer desde dentro estas entidades ayuda a acabar con la estigmatización de los que allí residen.

Si bien es cierto que aquellas personas cuyos estudios estén relacionados con el ámbito sociosanitario cuentan con mayores conocimientos y habilidades para relacionarse con las personas que padecen una enfermedad mental, Torres explica que no es algo excluyente y que los únicos requisitos para ser voluntarios son algo de tiempo libre, "ganas de colaborar en la lucha contra el estigma en salud mental" y compromiso, respetando siempre a los pacientes. "Se trata de una colaboración altruista, y confiamos en el voluntario, pero es preferible que desde el primer momento diga cuánto y cómo puede comprometerse a que deje algo a medias, pues esto puede perjudicar en la evolución de los pacientes", añade.

Las tareas que los voluntarios realizan en el Centro de Ntra. Sra. Del Carmen van desde el acompañamiento al personal del centro en sus actividades rehabilitadores (ludoterapia, pastoral, escuela de deporte, animación sociocultural,…) a la participación en actividades de ocio, como pueden ser el cuidado del huerto, las excursiones y viajes o la participación en fiestas y actividades populares, pasando por acompañamientos terapéuticos y de ocio individualizados que dificultan el aislamiento de las personas con enfermedad mental.

Un trabajo que, sin duda, se recibe con mucho agradecimiento, tanto por parte de la propia institución como de los pacientes, pues supone una manera diferente de relacionarse y comunicarse. "Se les ofrece la oportunidad de establecer una relación más "normalizada", si se me permite la expresión; no se trata de otro paciente, no se trata de un trabajador, sino de alguien que, sin tener la obligación de acudir aquí, viene para pasar un rato conmigo, para enseñarme algo nuevo", explica Torres.

Una marcha por la integración

El próximo 10 de septiembre tendrá lugar la IV Marcha Deportiva ‘Estigma Cero con la enfermedad mental’, evento deportivo sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es hacer visible la integración de las personas que padecen una enfermedad mental. Una cita en la que esperan cosechar el mismo éxito que en ediciones y cuya participación es libre, sin límite de edad. Existen dos recorridos, de 4 y 8 kilómetros respectivamente, que pueden realizarse a pie o en bicicleta. Los interesados pueden apuntarse a través de un breve formulario en la web www.marchaestigmacero.com hasta el próximo 11 de septiembre. La inscripción tiene un precio de 3 euros y una donación de comida no perecedera para el Banco de Alimentos de Zaragoza, que se entregará el día del evento.

"Nos parece un marco inmejorable para facilitar el conocimiento del que hablaba anteriormente, que resulta fundamental para romper miedos y recelos", concluye Torres.

Etiquetas