Branded
Suscríbete

Segunda prueba para la noticia principal

Otra foto de dibujos animados
Otra foto de dibujos animados

Un testigo ha afirmado esta mañana ante el juez de Instrucción número 9 de Sevilla que Carlos Parra, la víctima mortal del siniestro protagonizado en mayo por el diestro José Ortega Cano, circulaba a entre 80 y 90 kilómetros por hora instantes antes del siniestro.

Este testimonio pone así en cuestión el informe emitido por la Guardia Civil que fijaba en 50 kilómetros por hora la velocidad a la que iba Parra en el momento de la colisión mortal, ocurrida en la carrera A-8002 de Sevilla a Castilblanco de los Arroyos, cuando el diestro regresaba a su finca.

Según ha precisado el testigo, él conducía un todoterreno situado inmediatamente detrás del que llevaba el ahora fallecido y ha explicado que él conducía a esa velocidad, entre 80 y 90 kilómetros por hora. Puesto que en ningún momento lo perdió de vista, Parra debía ir a la misma velocidad, ha argumentado.

Ver ampliación de la noticia en Ibercaja Social

Etiquetas