Despliega el menú
Branded
Suscríbete

SOLUCIONES

Parches contra la crisis

Cuando llega el desempleo es hora de recoger los frutos de años de trabajo mediante las protección social que financia el Estado. Pero hay otras ayudas a tener en cuenta.

Perder siempre es una noticia desagradable y, más aún, cuando ocurre en medio de una crisis como la que está sacudiendo la economía. Desgraciadamente, en los últimos meses miles de españoles y aragoneses se han visto arrastrados a esta situación. No es precisamente un consuelo, pero existen diferentes herramientas, subvenciones y ayudas con las que se puede hacer frente a esos malos momentos, aunque solo sean ‘parches’ temporales.

Cuando alguien pierde su empleo de forma definitiva, por un despido o una finalización de contrato temporal, la primera protección que se activa es el cobro del paro. Los únicos requisitos para acceder a esta ayuda son estar afiliado y en situación de alta en la seguridad social; encontrarse en situación legal de desempleo y estar dispuesto a buscar un nuevo trabajo; haber cotizado a la seguridad social durante un periodo de 12 meses, aunque no es necesario que sea de forma continuada; y no tener la edad de la jubilación. Los trámites para optar a esta ayuda deben cumplimentarse en los 15 días hábiles posteriores al despido o a la finalización del contrato.

El tiempo que se puede cobrar el paro varía en función de las cotizaciones al desempleo que cada trabajador haya realizado durante su vida laboral. El subsidio mínimo que se puede cobrar es de 120 días y se obtiene por haber trabajado de 360 a 539 días. El importe máximo de subsidio asciende a 720 días y se obtiene tras haber trabajado más de 2.160 días.

Una vez transcurrido ese periodo máximo de dos años, la ayuda a los desempleados desaparece. Por ello, y ante la persistencia de la crisis económica, el pasado mes de agosto el Gobierno de Zapatero puso en marcha una ayuda económica extra que se concede durante un periodo máximo de seis meses. En total son 420 euros que se otorgan a todos aquellos que hayan agotado la prestación de desempleo a partir de enero del presente 2009 y que tengan unas rentas inferiores al 75% del sueldo mínimo interprofesional. Desde mediados de agosto hasta el 30 de septiembre, el número de solicitudes para esta ayuda en España fue de 52.252.

Los desempleados también cuentan con el apoyo de las diferentes administraciones autonómicas, que han aprobado diversas iniciativas para tratar de reactivar la contratación. En Aragón, el ejecutivo de Marcelino Iglesias puso en marcha en septiembre un programa para promocionar la contratación de trabajadores a través de incentivos a los empresarios. Mediante el Instituto Aragonés de Empleo se conceden diversas subvenciones a todos aquellos empresarios que contraten a desempleados. El desarrollo de esta propuesta prevé que, para cuando finalice, se habrán producido un total de 500 nuevas contrataciones por toda la comunidad aragonesa.

El presupuesto destinado para llevar a cabo esta iniciativa es de un millón de euros y cada empresa recibirá una subvención de 2.000 euros. Pueden optar a dichas cuantías los empresarios individuales, entidades privadas sin ánimo de lucro, comunidades de bienes, sociedades civiles o cualquier unidad económica que desarrolle su actividad en la comunidad. Para tener derecho a esta ayuda, el empresario debe comprometerse a contratar al desempleado por un período de al menos un año, y que el parado no perciba ya ni prestación ni subsidios. El plazo para solicitar esta ayuda finaliza el próximo 31 de octubre.

Más ayudas

El Plan E y los desempleados. El conocido Plan E para reactivar la economía y el empleo establece otras medidas para favorecer a los que han sufrido la crisis de manera más violenta. De este modo, se recoge una moratoria temporal parcial de las cuotas hipotecarias entre enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2010. Todos aquellos que tengan un préstamo anterior al 1 de septiembre de 2008, destinado a la compra de su vivienda habitual y que no supere los 170.000 euros podrán solicitar una reducción de sus cuotas a la mitad durante ese periodo. Posteriormente, los pagos se realizarán de forma prorrateada a partir de 2011.

También existe otra iniciativa comprendida en el Plan E por la que el Gobierno subvencionará la matrícula de los estudios de máster oficial en universidades públicas a los desempleados de entre 25 y 40 años que estén recibiendo prestaciones de desempleo. La medida cuenta con una dotación de 70 millones de euros y se ha puesto en marcha el curso 2009-2010. Todos aquellos estudiantes que quieran tener derecho a estudiar un máster de manera gratuita deben especificar su situación de parados en el momento de realizar la matrícula oficial. El plazo para optar a esta ayuda finaliza el 30 de octubre.

Otra de las propuestas para fomentar la contratación es la rebaja en las cuotas de la seguridad social para los trabajadores autónomos. Se trata de otro de los apartados que se recogen en el Plan E. En virtud de su contenido, los autónomos podrán disfrutar de una rebaja del 50% en las cuotas de la seguridad social durante dos años para el primer contrato indefinido que hagan.

Más información en www.plane.gob.es

Etiquetas