Blog

Blog - Cuarta dimensión

por Carlos Bogdanich

ASTROLOGÍA

Los gusanos nos atacan de nuevo

Con la primavera llega también la Procesionaria, peligrosa para los niños y mortal para los perros.

gusano
Ilustración.
C. Bogdanich

Una vez más, como todos los años, vemos con estupor que al llegar la primavera, bosques enteros, pulmones vitales para la vida, son invadidos por una plaga que como tal, su cometido es perjudicar a la flora y acarrear peligros para la salud humana.

La Procesionaria del pino que, bajo el “tenebroso” nombre científico de Thaumetopoea pityocampa se encarga de defoliar y arrasar cuanto pino se encuentre. Sin olvidar los graves perjuicios y trastornos que al propio ser humano le puede transmitir. Peligrosa para los niños y mortal para los perros, tener contacto con esta oruga puede hacer enfermar de gravedad a quien las toque.

Como versa el dicho “Éramos pocos y parió la abuela”...

Incluso la inhalación de los finos pelos de la oruga, donde oculta su veneno, produce desde urticarias hasta reacciones alérgicas que pueden derivar en graves. En los perros pueden ser mortales.

Para acabar con estos insectos, salvo que se produzca un cambio térmico exagerado y el frío los mate, se utilizan métodos físicos y químicos con mayor o menor acierto. Y aquí entra el comentario de fondo. En la primavera de 1992, haciéndome eco de la preocupación generalizada por esta invasión en muchos bosques de Aragón, realicé un estudio sobre la implicancia de las Fases Lunares en el proceso de fumigación de este elemento invasor. Demostrando, a través de un “Calendario Lunar para la fumigación de especies” cuáles eran las fechas más apropiadas para aplicar los métodos de eliminación. Envié el mismo a varios Ayuntamientos de la Comunidad aragonesa, al tiempo, solo uno me respondió, el entonces Alcalde de la ciudad de Fraga en Huesca, que no solo me agradeció muy amablemente el honorífico trabajo realizado, si no que me alegró el saber que lo habían puesto en práctica con excelentes resultados.

Los bosques agradecidos, la Procesionaria aterrorizada, pero el ser humano aún sin comprender que en la propia Naturaleza tenemos las armas para combatir los males.

Como decía Víctor Hugo “Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha”.

Hasta la próxima Luna amigos.

Etiquetas
Comentarios