Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Diez consejos para ser el mejor jardinero

garden4.jpg
garden4.jpg

Sale el sol, alargan los días, las temperaturas superan los 20 grados y tenemos más que ganas de jardinear. Y los hay que quieren iniciarse y tener su propio rincón florido. ¡No es tan difícil como parece! Solo es necesario tener algunas ideas claras

Aquí va un decálogo para iniciarse en la jardinería. Quizá hoy en día es más que necesario, ya que la sobreabundancia de imágenes de 'postureo' relacionadas con plantas y jardines ha distorsionado qué es realmente la jardinería y cómo podemos dedicarnos a ella. Si alguien quiere un salón con plantas por doquier, si pretende colgar minimacetas del techo, si cree que tendrá enormes flores en cualquier sitio..., fracasará y pasará a formar parte de ese nutrido grupo de "a mí es que se me mueren hasta los cactus". Pero si se tiene un poco de paciencia, sentido común y espíritu de superación, entonces el éxito está asegurado.

¿En qué consiste tener 'mano' para las plantas? En darles el alimento y el cuidado que necesitan. Nadie habla de tener 'mano' para los gatos o los perros: todos damos por supuesto que requieren comida, agua, una camita, mimos y alguna vacuna. Si metemos un mastín del Pirineo en un piso de 40 metros cuadrados, mal vamos. Si juntamos diez gatos en un apartamento, nos volverán locos.

Con las plantas pasa lo mismo: quieren comida, agua, tranquilidad, cuidados sanitarios y el lugar donde estén cómodas. Y así, el jardinero siempre tendrá 'mano'. En una terraza en una ciudad aragonesa, hará falta que las plantas aguanten el viento, el calor intenso y heladas. Hay plantas que aguantan todo eso, y más. Si nos empeñamos en comprar una planta tropical, se morirá. Si elegimos otra que prospera en climas húmedos y frescos, morirá. Si descuidamos las plagas, acabarán por secarse. Si no les damos agua, no pueden vivir.

Son muchos años ya con esta sección de jardinería y aún nos encontramos con gente que desoye estos consejos. Que compran lo que quieren, que insisten en que en su casa hace "demasiado calor" o "mucho viento". Pues que lean estos consejos:

Hay que tener claro...

1. EL SOL. "Qué calor. Cuánto sol...", dicen muchos. ¿Cuándo se nos meterá en la cabeza que muchas plantas quieren sol y calor?Si compramos esas, no tendremos problema. Si una se 'quema', no la volveremos a tener en ese espacio.

2. EL VIENTO. "En mi casa hace demasiado viento", comentan otros. ¿Ah sí, tienes un microclima?En todas hace viento, pero hay plantas que lo soportan bien. Pregunta, elige, mira en los parques...

3. EL RIEGO. Las plantas necesitan agua. En invierno, cada siete días; en verano, cada dos o tres. Si nos vamos de vacaciones y nadie riega las plantas, se morirán. Y no será porque tengamos "mala mano".

4. EL ESPACIO. Las plantas crecen. Y pueden tapar ventanas, puertas, caminos... Sus raíces pueden llegar a cañerías, piscinas... Antes de plantar a lo loco, hay que pensar si tenemos espacio suficiente y todos estaremos cómodos.

5. LOS BICHOS. Sin insectos, no habría vida. Las plantas necesitan a esos bichos, que pasarán a formar parte de nuestra vida. Hay espacio para todos, no los mates.

No te agobies...

6. SE MORIRÁN. A veces se mueren. No nos gusta, claro está, pero a veces la planta no prospera, o nos hemos equivocado, o hemos tenido un despiste... Hay que aprender del error, pero no creer que somos los peores jardineros.

7. ES LENTO. La naturaleza va a un ritmo diferente al nuestro. Los árboles tardan décadas en ser grandes, un jardín necesita años para ser acogedor. Si queremos rapidez, solo lograremos chapuzas. Paciencia.

8. COMODIDAD. Vemos fotos en Instagram con plantas colgantes y nos encanta. ¿Cómo se riegan? Pues malamente. Más allá de las fotos, hay que optar por la comodidad para la planta y para nosotros.

9. ES CARO. Tener una terraza ajardinada es caro. Las plantas no lo son tanto, pero las macetas y la tierra, sí. Hablamos de 2.000 a 4.000 euros. También mantener un jardín cuesta dinero. Si vamos muy justos, es mejor no ser muy ambiciosos.

10. PIDE AYUDA. A los aficionados a las plantas les encanta hablar de su balcón, su jardín, su terraza... Pregúntales y pide ayuda. Invítales a un café y que te propongan ideas.

Etiquetas
Comentarios