Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Arquitectura efímera 'low cost'

4final
4final

Creatividad No hay que gastar mucho dinero para reconvertir espacios, basta con conocer alguna técnica de restauración, estar inspirado y echar mano de la imaginación. Lo mejor es probar, aprender a equivocarse y atreverse. ¿Por qué no intentarlo con un viejo taquillón, por ejemplo?

No es casual que se haya puesto de moda la restauración de muebles, la reconversión de espacios, el reciclado de materiales... El reciente bum de aficionados al decoupage, a tricotar, a reinventar se debe a la crisis económica y a la necesidad de aprovechar al máximo el espacio, al hecho de que ya no es tan fácil pedir presupuesto y lanzarse a reformar. Ahora impera la imaginación, porque el bolsillo ya no es tan generoso como antes.

Es, sin embargo, una buena noticia que la creatividad esté de moda, porque un mueble pintado y restaurado por nosotros se convertirá en una pieza única, y no es tan difícil como parece. Además, muchas de las técnicas se pueden aplicar para dar un toque diferente a un balcón, una terraza, un jardín... Se trata de una 'arquitectura efímera' que dura mucho más de lo que parece, y que nos acompañará al menos cinco o seis años, dependiendo del clima donde nos encontremos.

1. La jardinera. Solo es necesario un recipiente barato, de unos dos o tres euros. Se cubrirá con un papel que nos guste, que puede ser de regalo, un folio impreso, de decoración...

2. Transformación. Se aplica cola blanca de carpintero, ligeramente rebajada con agua. Si trabajamos con folio, no hay que mojar el papel. Si es de regalo, se moja. Se aplica cola al papel.

3. Un elemento único. Se coloca el papel y se alisa con un paño seco, para que no se hagan burbujas. Cuando se seque, se da otra capa de cola. Al secarse, barniz de efecto vitrificado.

4. Un mueble viejo. Este taquillón es de los 70 y se adquirió de segunda mano por 30 euros. Los muebles de esta época son ideales porque copiaban el estilo del siglo XVIII.

5. Imprimación y pintura. Hay que aplicar imprimación antes que el esmalte, para que agarre. Si se pintan borduras de negro, será más fácil el efecto envejecido.

6. Decoración. Se pinta el mueble y se retira con un paño pintura para que salga el negro en las borduras. Con papel podemos decorar las puertas (ver paso 2).

Los materiales

No hay que gastarse mucho dinero. La jardinera de plástico ha costado dos euros; el papel utilizado para la maceta y el mueble lo hemos imprimido en color nosotros mismos, aunque también se puede comprar papel de regalo (vale unos dos euros el pliego) o se puede elegir entre los muchos modelos para decoupage que venden en tiendas de decoración. El esmalte es acrílico, y cuesta unos 18 euros el bote de medio litro. La cola de carpintero no cuesta más de cinco euros. El gasto más elevado ha sido el del viejo taquillón, que hemos comprado de segunda mano por 30 euros, aunque lo mejor sería aprovechar un mueble que encontremos por la calle o bien que nos regalen. Así, la factura aún baja más.

La preparación

Se puede pintar cualquier mueble, ya sea de madera o de melamina. Y si va a pintarse, no es necesario decapar, aunque conviene lijar y retirar parte del esmalte. Eso sí, para que el esmalte agarre hay que imprimar primero. La imprimación se puede adquirir muy barata en una gran superficie, y se aplica con brocha directamente, alisando después con un rodillo fino para que no queden las marcas de la brocha. También conviene retirar los tiradores de puertas y cajones, para que no se manchen.

El envejecido

Se puede optar por un acabado perfecto o bien abandonarse al estilo 'shabby chic', donde los muebles presentan un aspecto más desgastado. Lo habitual es que se rocen las molduras y esquinas y ahí es donde habrá que incidir en el tratamiento, por ejemplo aplicando una pintura oscura primero, dejar secar completamete (mucho cuidado de no anticiparse, o se mezclará el color negro con el esmalte) para proceder a pintar todo el mueble después. Cuando se haya secado lo suficiente, con una bayeta se retira con cuidado un poco del esmalte para que salga el negro. Otra opción es mezclar una parte de betún de judea por dos partes de cera de muebles, aplicar y pintar.

El papel

El decoupage es la técnica de aplicar papel sobre superficies. Al tener varias capas de cola blanca (que queda luego transparente) es muy resistente y se puede limpiar después sin problema. En la maceta hemos aplicado papel folio directamente, y en el mueble hemos recortado varias figuras. Si el papel es de regalo o de manualidades, hay que mojar primero; en el caso del papel folio, es mejor no mojar. En ambos casos se aplica cola rebajada con un poco de agua sobre la superficie, se coloca el papel, y una vez seco se aplica una segunda capa de cola. Como van a estar en exterior, hemos añadido además una capa de barniz de efecto vitrificado, que aporta dureza y protección.

Etiquetas
Comentarios