Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Inspiración oriental en el arte kokedama

koke2
koke2

En el techo. La tendencia es colgar diferentes recipientes de estructuras de cuerdas a diferente altura. No solo crean un ambiente original, también ayudarán a conservar la humedad de la habitación. Siempre han de colgarse cerca de la ventana.

En la Floristería La Moderna, en la calle zaragozana de Juseppe Martínez (junto a la calle Alfonso), los kokedama se han convertido en los protagonistas. No hay cliente que no repare en esta maceta vegetal, cubierta de musgo y en la que crecen plantas fuertes y resistentes. Es lo que se conoce en Japón como 'kokedama ' y que en Zaragoza ha introducido Irene Soria, propietaria de La Moderna. "El kokedama es una técnica japonesa que permite a la planta vivir en un sustrato natural, un recipiente de un material que mezcla arcilla, arena y turba, y que cubre el musgo, muy apreciado en la cultura japonesa. Su finalidad es el embellecimiento y la armonización del ambiente, y está considerado como una vía de relajación para los que creen en la espiritualidad y el equilibrio con la naturaleza", explica Soria. La florista quedó prendada de estos recipientes cuando investigaba por internet. Intrigada, aprendió su fabricación y este año los puso a la venta en su establecimiento. "Han sido muchos los que los compran a modo de regalo -señala-. Es más fácil de cuidar que un bonsái y su coste es mucho menor, y puede decorar de la misma manera". El precio depende del conjunto: al kokedama le acompaña un recipiente con piedra y los más grandes se acercan a los 40 euros. Los más pequeños se quedan en los 18 euros.

El kokedama surgió en Japón a principios de los años noventa, dentro de la tendencia de crear espacios naturales dentro del hogar. En realidad, es un resumen de diversas tendencias ancestrales de los jardineros japoneses: el 'nearai' o cultivo de plantas en arcilla o roca, y el 'kusamono', o elección de plantas que marquen en casa el paso de las estaciones. El kokedama añade, además, los recipientes de pizarra o piedra, combinación de vegetales y minerales que no solo crean un conjunto moderno, también enlazan con la filosofía zen.

Irene Soria propone en La Moderna conjuntos muy fáciles de cuidar, para que cualquier aficionado a las plantas o amante de la decoración pueda incluir un kokedama en su hogar. "Resulta incluso más sencillo de mantener, porque la arcilla retiene la humedad. El riego de las plantas (crasas, coleos, guzmanias, helechos...) se realiza sumergiendo el recipiente hasta la mitad en un cuenco de agua cada dos semanas". Los recipientes pueden situarse en casa en solitario o bien colgar en conjuntos a diferentes alturas. Siempre hay que evitar que les dé directamente el sol.

Etiquetas
Comentarios