Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Artic Monkeys, los monos saben hacer canciones

Resonaba en mi cerebro aquella jaula de grillos que, en 2006, era el debut de los Artic, 'Whatever People Say I Am, That's What I'm Not'. Por si acaso era una fantasía mía, o que me pilló en día avinagrado, vuelvo a colocarlo en el reproductor… y voilá, sigue produciéndome sarpullidos auditivos.

Cuatro mozalbetes de Sheffield que habían oído campanas en la ciudad del acero y se dedicaban a embotellar aquellos sonidos campaneros en un disco. “Estos Monos Árticos deben creer que gesticulando, poniendo las guitarras a cien por hora, deshilachando estrofas y hermanándose con The Strokes, Libertines y demás tropa 'hype' ya está el filón. ¡Y una puñeta! No hay canciones, no hay cantante, no hay nada, el vacío. ¡Al Ártico! El siguiente”, escribía de su primer disco, con mi fogosidad habitual para tirar al mono perdido y maloliente. Lo siento: pese a seguir cometiendo apostasía en el templo de la modernidad, ¿o es en el del snobismo? ¿o quizá en el de la ignorancia?, sigo manteniendo aquella perversa opinión.

La prensa indie y el patio hype los bendijo y salió con la sarta sobada de epítetos y augurios futuros: el mejor grupo de la década, qué digo, de la historia, la salvación del rock… Recientemente hasta el Rolling Stone eligió una de las canciones de aquel primerizo disco, 'I Bet You Look Good On The Dancefloor', como la mejor de este siglo. Desmesura total.

Poca fe pues tenía en aquel grupito de púberes. Con los dos discos siguientes me seguían sonando insulsos, sobrevalorados, inmaduros…, pero, oh sorpresa, en 2011 llegó el cuarto álbum, 'Suck It And See' y, ¡extra!, ¡extra!, los monos sabían hacer canciones, entregaban un álbum entre luminoso y duro, entre pop y stoner, haciendo canciones maduras y de-ver-dad.

Gran noticia que ahora se estira con un quinto disco, 'AM', quizá menos preciso y redondo que el anterior, pero sustancial: los monos siguen mostrándose diestros a la hora de hacer canciones. Por dar saltos perfectos, hasta son capaces de redondear baladas maravillosas como esa 'No. 1 Party Anthem', que lleva en las entrañas a los Beatles y al Noel Gallagher más sensible. Pensaba en monos de corto recorrido, pero no da la impresión, afortunadamente. La madurez, hermano, la madurez.

Escucha el álbum completo:

http://www.youtube.com/watch?v=ENpS4U7lyOU

Etiquetas
Comentarios