Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Foxygen, ¿está agotado el pop?

Curiosa la receta y la cocción, y nada desdeñable el sabor final del guiso. Foxygen, barbilampiño dúo de Los Angeles, aunque curtido separadamente en Washington y Nueva York, con Sam France y Jonathan Rado, quienes tras maravillarse con el documental 'Dig' sobre la evolución del excelente grupo The Brian Jonestown Massacre (ver entrada en este blog) se quedaron con la copla de los 75 instrumentos que su líder, Anton Newcombe, había tocado en su larga discografía. Pese a su mocosa juventud, se dijeron que ellos no iban a ser menos, así que, a los 15 años, se pusieron a cacharrear con todo tipo instrumentos.

Fruto discográfico de esta compulsiva afición por los instrumentos musicales fue la edición en 2012 de un EP, 'Take The Kids Off Broadway', siete canciones en las que en plan doméstico el dúo juguetea con pianos, órganos, vibráfonos, sintetizadores, guitarras, trompetas, trombones, baterías, bajo… mientras asoman los ecos de los Rolling, The Kinks, Bowie y hasta Nick Cave. También, pongamos, los de Suicide, en una desquiciada pieza de diez minutos denominada 'Teenage Alien Blues'.

Ahora, en 2013, ha llegado el primer disco largo, un álbum de título raro e irónicamente pretencioso, 'We Are The 21st Century Ambassadors Of Peace & Magic', con el mismo esquema constructivo, la misma paleta de instrumentos y con nuevos influjos, entre ellos, The Cramps, con un psicobilly que da precisamente título al disco y bien opuesto a la dulzura de 'San Francisco', rayano en espíritu al icónico de Scott Mackenzie. Todo ello enharinado en un entrañable rebozado naif.

Tal y como ocurría hace poco tiempo, cuando me hice eco del primer álbum del holandés Jacco Gardner, bañado en la psicodelia de los primeros Pink Floyd, la pregunta es inmediata: ¿Está agotado el pop? Pregunta ya reiterativa y pelma pero ineludible cada cierto tiempo y ante discos como estos.

Hay una visión, quizá superficial y agorera, pero no exenta de argumentos: nacen grupos nuevos como setas otoñales y el mismo indie está preñado de formaciones que no hacen sino reciclar ideas en movimiento circular, sin perspectivas de salir del círculo y avanzar hacia cosas diferentes y nuevas. Otra visión es más rotunda: todo está inventado. Los grupos de hoy no tienen nada que hacer, su campo creativo está acotado por el trabajo de sus predecesores, especialmente por los grupos de los 60-70. Salvo algún latigazo de esquizofrenia, salvo alguna extravagancia, salvo un golpe de inspiración celestial, no pueden aportar nada que no se conozca. Y tercera visión, quizá la más mesurada: ¿qué importa si una canción suena a pasado, a este o a aquel artista, si suena bien, si llega a la gente, si descubre ámbitos sonoros a las nuevas generaciones?

Bueno, aquí lo dejo. No quiero ser derrotista ni tener visiones ténebres. Mi intención y mi gozo es seguir disfrutando con aquellos discos que me ofrezcan argumentos sonoros convincentes, vengan del tiempo que vengan, recuerden o no a otros artistas, sean de un estilo o de otro. En Foxygen encuentro preciosas canciones como 'No Destruction', que parece sacada del 'Sticky Fingers', de los Rolling, la mentada 'San Francisco', 'Suggie', 'On Blue Mountain', 'Oh No 2' o 'In The Darkness'. Con esto me basta. Otra cosa es encontrar con frecuencia, a decenas, discos nuevos de grupos nuevos con argumentos de peso y canciones magnéticas. Por ahí, sí es cierto que la cosa está más complicada.

Aquí, Foxygen y la entrañable y deliciosa 'San Francisco' más el audio de 'No Destruction'

http://www.youtube.com/watch?v=KtdWGGpvY1s

http://www.youtube.com/watch?v=niXMYI-ORzQ

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión