Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

O yo o el interventor

Rajoy ha sugerido que sus presupuestos low cost son la única forma de evitar la intervención. Es una manera de decir que ya está el sustituto a la puerta de su despacho, mirando el reloj y haciendo un sudoku. Nunca ha habido un presidente tan interino en tiempos de paz. La misma interinidad que nos aflige a todos. El presidente casi en funciones busca desde el alféizar la solidaridad no solo de su partido, sino del mundo. La solidaridad universal de los mercados.

España está asombrando con sus marcas de paro, lo que quizá es una nueva forma de economía, un impulso devastador hacia la innovación salvaje. Hay que verlo así para evitar echarse al balcón, o a la calle, o a los dos sitios sucesiva y simultáneamente. Hay que apechugar y estirar las neuronas, aunque sea para hacerse un bocadillo de gulas. La calle ya ensayó la huelga, bien ejecutada, bien subsumida y ya olvidada ante el apremio, la usura y el embargo, las tres tenazas del sinvivir.

La Cámara de Zaragoza ha publicado una nota para decir que no acepta las condiciones de pagos a proveedores, una subasta delirante en la que cobra antes el que más rebaja la factura (se supone).

Al menos Aragón se ha comprado la estación de Canfranc. Es un hito que no se valora por el contexto espeluznante. Podíamos arremangarnos y arreglar el túnel a la brava, como hicieron la primera vez.

____

Las dos carreteras sin desdoblar que apuñalan a Aragón son la vergüenza de los sucesivos gobiernos de España. Por sacar unas perrillas de autopista...

Etiquetas