Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

The Brew: la materia no se destruye, simplemente se transforma

La materia no se destruye, simplemente se transforma. La famosa conclusión del químico Lavoisier es aplicable, por qué no, al rock. Y para botón de muestra, The Brew, un trío británico que, utilizando el rock de los sesenta-setenta, lo convierte en materia actual. Es Cream, Hendrix y Led Zeppelin con injertos de Metallica, Wolfmother… y otros grupos actuales. Y cómo suena de furioso e incendiario.

Materiales del pasado que el 'power trío' británico transforma para vivir en el presente más rabioso. Fruto de ello son tres discos de larga duración que darán mucho contento a los fieles del hard-rock y del rock setentero. El más reciente se titula 'The Third Floor', haciendo alusión irónica a la planta de los hoteles donde suelen ubicar a sus tres miembros y a la vez la forma simbólica de anunciar su ascenso en esto de las guitarras: ya van por el tercer piso. Ascenso lento pero seguro.

Guitarra, bajo y batería, o sea, a lo Cream, The Brew suena en este último disco caliente y sensible, evocando lo mismo las guitarras de Metallica en 'Six Dead' que a Beck, Bogert & Appice (otro trío clásico) en 'Piper Of Greed' o a los Zeppelin más folkies en la acústica 'Hard Times'. Más o menos los mismos mimbres de los dos anteriores, 'The Joker' (2008) y 'A Million Dead Star' (2010). Antes, como aperitivo, y aún con el acné en la cara del guitarrista y del batería, publicaron un minielepé titulado 'Fate & Time' (2006).

Los clásicos, pese a que los focos no les iluminen en las listas de éxito, no mueren. Y por ello la pervivencia y el buen sabor que dejan los discos del trío surgido en Grimsby, pequeña localidad portuaria al nordeste de Inglaterra, bajo la inspiración de Cream, echando mano precisamente del título de una de sus canciones, 'Strange Brew'. Y gran curiosidad y signo de cómo han cambiado los tiempos:   el mando del grupo lo lleva un veterano bajista y cantante británico, Tim Smith, que ejerce de no solo líder sino de pater familias: a su lado toca la batería su hijo Kurtis Smith, de 21 años, y un jovencísimo guitarrista de 20, Jason Barwick, que, vaya, cómo templa las seis cuerdas, un espectáculo en directo, echando mano incluso, como Jimmy Page, del arco de violín para tocar la guitarra.

El año pasado editaron un DVD con su actuación en Sos del Rey Católico: ardía la pantalla del televisor, así que habrá que imaginar al trío al rojo vivo del directo.  Quienes los han visto aseguran que son incendiarios. Por si te pica la curiosidad o eres incondicional del hard rock de pura cepa los tienes de nuevo bien cerquita en Zaragoza: el próximo jueves, día 10, actúan en La Casa del Loco. Materia inflamable, aunque no destructible. Dejo una pieza del nuevo álbum y otra bien conocida. ¿Ha muerto realmente Hendrix?

http://www.youtube.com/watch?v=j9l-FxRioYE

http://www.youtube.com/watch?v=Bshxef8X8xY&feature=related

Etiquetas
Comentarios