Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

El 'Roscón Rock' enmudece (y con razón)

Quizá, bueno no, seguro, un músico callado es lo más anómalo y hasta esperpéntico que pueda darse. Pero hay veces en que se comprende y justifica. Por ejemplo, el próximo sábado, San Valero, en que el ya popular 'Roscón Rock', otrora ruidoso, va a ser una acción, que no una fiesta, muda, según han anunciado sus organizadores.

Y no les falta razón para protestar y quejarse. ¿Qué pueden hacer? Si llevan metiendo ruido en el paseo Independencia seis años y no han conseguido tan apenas nada de lo que reivindican, que no son subvenciones millonarias ni que les monten  macroconciertos en La Romareda, sino cosas tan elementales como que les dejen aprovechar el circuito de los Centros Cívicos o que la tele autonómica les preste atención.

Reivindicaciones como estas que han dado a conocer a través de Aragón Musical y que será el contenido, imagino, de las octavillas que van a repartir el sábado:

· Que desde las instituciones públicas, no se pongan más trabas a los establecimientos y asociaciones que desarrollan una actividad cultural importante desde hace años.

· Que desde las instituciones públicas, se apueste realmente y se preste atención a la música que se hace en esta tierra, ya que cada año nos quitan más, y... somos el futuro de la Cultura.

· Que se creen espacios ocio-culturales municipales, aprovechando las infraestructuras de Centros Cívicos, instalaciones y salas municipales, la red de Casas de Juventud o creando nuevos espacios para potenciar la cultura de base, modelos de ocio alternativos y la posibilidad de una participación real y de gestión de los usuarios en dicha creación cultural, artística o musical.

· Centros cívicos totalmente gratuitos para propuestas culturales locales en eventos organizados sin empresas intermediarias con finalidad lucrativa.

· Que desde las salas de programación, y los programadores privados, se valore y dignifique el trabajo que hacen todos los músicos locales, también a quienes empiezan, y se les ofrezca unas condiciones dignas para realizar sus actuaciones.

· Que se generen permisos especiales y excepcionales, cuando se realicen conciertos que puedan tener una asistencia importante de público menor de edad y estos puedan asistir libremente.

· Despertar interés social sobre la situación de la música en Aragón y sobre el trabajo artístico de las distintas propuestas musicales aragonesas. Que la gente de a pie conozca lo que hay en su ciudad y que acuda a los conciertos a apoyar la música.

· Que se amplíe la difusión musical y que englobe a todo tipo de sonidos, corrientes, niveles de calidad y grado de consolidación, por parte de todos los medios de comunicación, especialmente desde la televisión pública, donde se debería crear algún programa exclusivamente musical de televisión, y también debería aumentar y mejorar la difusión de TODA la música aragonesa.

· Mayor importancia de la enseñanza de la música en todo tipo de centros educativos y de formación.

No son reivindicaciones celestiales, inalcanzables. Es cuestión de buena voluntad, de diálogo y de que instituciones, sobre todo, como el Ayuntamiento y la TVE autonómica reconozcan de una vez el trabajo y el potencial creativo (y económico) que generan los músicos jóvenes, hoy muchos de ellos desconocidos pero quizá mañana masivos.

Protesta pues justificada y capón de nuevo al Ayuntamiento, que otra vez ha insertado en el cartel, aunque sea con letra pequeña, el 'Roscón Rock' como acto festivo. El colmo de la insensatez cuando precisamente se trata de una protesta contra su gestión cultural. ¿Cómo es posible echarle pétalos a quien te está guillotinando? Surrealismo puro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión