Blog
Suscríbete

Ya crecen en el patio las primeras berenjenas

Tardanas. Nunca mejor dicho, nos metimos en un berenjenal en el mes de mayo y sembramos unas cuantas matas en una jardinera de la terraza. A diferencia de las tomateras, acelgas, melones o calabazas, las berenjenas apenas evolucionaban. Ya nos habían avisado de que suelen tardar bastante, pero aun así nos parecía demasiado tiempo. Por fin, dieron un estirón a principios del mes de julio y, tras brotar las primeras flores, ya engordan los frutos.

Las berenjenas, una vez comienzan a crecer, resultan imparables. Enseguida ocupan las espalderas y brotan multitud de flores, que se autofecundan. De esta forma, la producción de fruto es muy abundante. Engordan tantas berenjenas y alcanzan un tamaño tan considerable que uno se pregunta cómo es posible que se sostengan en las ramas.

Las berenjenas no suelen ser víctimas de muchas plagas, aunque en situaciones de humedad excesiva pueden verse afectadas por hongos, que hacen caer las flores o que impiden el desarrollo correcto del fruto. En nuestro caso, el berenjenal parece afectado por un hongo que posiblemente le hayan pegado las tomateras y hemos tenido que fumigar con un fungicida ecológico. Es muy importante pillar las plagas a tiempo y tratarlas antes de que se propaguen por todo el terreno.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión