Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Mucho cuidado con las raíces al cambiar de maceta

raicfuera
raicfuera

Transplante. En primavera es habitual acudir al vivero para comprar nuevas plantas de temporada. Lo primero que hay que hacer al llegar a casa es transplantarlas, porque la tierra que traen muchas veces es pobre y apenas retiene la humedad. Además, las plantas suelen haber crecido en el vivero y el contenedor en el que fueron sembradas ya se les ha quedado pequeño. Respecto al transplante, hay cierta leyenda urbana que recomienda deshacer el cepellón antes de meterlo en la nueva maceta, pero eso puede ser muy perjudicial para la planta e incluso llegar a matarla. Las raíces de los vegetales están compuestas por un sistema radical grueso, que permite a la planta anclarse en el suelo y que crece en busca de humedad, y de unas terminaciones vellosas llamadas pelos radicales que es por donde se absorbe el agua y los nutrientes.

Si deshacemos el cepellón, corremos el riesgo de dañar esos pelos radicales, muy frágiles. Además, se secan muy rápidamente al aire y no conviene que queden despegados de la tierra que trae consigo la maceta. Lo mejor es sacar el cepellón y recortar las raíces que hayan sobresalido por los agujeros de la maceta, porque ya estarán muertas. Después, se mete directamente en el nuevo contenedor, se añade la tierra y se riega abundantemente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión