Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

El corazón de santa Gema y el libro rescatado de las garras del diablo

Mariano García 03/03/2010 a las 08:36
corazon



Hay noticias que, por sí mismas, retratan un momento y una sociedad. La que les traigo aquí es una de ellas. Creo que hoy casi nadie recuerda que hace cinco décadas vino a Zaragoza el corazón de Santa Gema Galgani, junto al libro en el que había anotado sus revelaciones. Dicho libro había sido robado por el diablo y de entre sus garras se rescató, chamuscado. La capital aragonesa, como queda reflejado en esta noticia del 24 de julio de 1953, se volcó en el recibimiento a la reliquia:
A las ocho y cuarto de la tarde de ayer, como se había anunciado, entró triunfalmente en Zaragoza la reliquia insigne del corazón de Santa Gema Galgani. Momentos antes un avión señaló con sus evoluciones la llegada de la comitiva. En un automóvil profusamente adornado con flores, al que seguían otros de acompañamiento, trajo la reliquia el obispo pasionista monseñor Elías Olázar. Al  aparecer en el andén central del paseo de la Independencia, la gran multitud congregada a los lados prorrumpió en aplausos y vítores, mientras la banda de música provincial tocaba la Marcha Real. Bandadas de pájaros evolucionaban sobre el cortejo, y la enfervorizada multitud se arrodillaba para venerar el corazón de la santa joven de Luca.
En el andén central de la plaza de España, frente al paseo de la Independencia, se levantó una tribuna para las autoridades. Con el ilustrísimo vicario general, don Hernán Cortés, representante del señor arzobispo, se encontraban el obispo de Osma, excelentísimo señor don Saturnino Rubio; el alcalde don José María García Belenguer; el gobernador militar, general Arteaga; el presidente de la Diputación, don Francesco Caballero; el segundo jefe de la Región Aérea, general Gorina; el rector magnífico de la Universidad, don Miguel Sancho Izquierdo; el subjefe provincial del Movimiento, señor Sarto; el delegado de Hacienda, señor Codes, y otras personalidades; en la tribuna ondeaban las banderas de España y de Italia.
El corazón incorrupto de la Santa fue colocado en un relicario para ser llevado a hombros de sacerdotes al pie de la escalinata del Paseo. Daban escolta al relicario sacerdotes religiosos pasionistas revestidos de sobrepelliz.

Fue sacada la reliquia al llegar al pie de la tribuna, para ser subida a ésta por el reverendísimo monseñor Olázar. Seguía a ésta un religioso italiano que llevaba en un ostensorio transparente el libro de las revelaciones manuscrito por la Santa, el cual le fue sustraído por artes demoniacas y, al ser recuperado mediante exorcismo, apareció chamuscado y con grandes manchas negruzcas.
Llegada la reliquia a la tribuna, el ilustrísimo vicario general dirigió la palabra a la multitud excusando, en pr'mer lugar, al señor arzobispo, que no pudo asistir al acto por su precario estado de salud.
Dijo después que hay tres resortes por los cuales se conmueven las almas creyentes: el amor al Sagrario, la devoción a María y el fervor ante las reliquias de los Santos. Citó al cardenal Gasparri, quien dijo al ver el libro de las revelaciones chamuscado por el demonio: "Este libro vale por unos ejercicios espirituales". Hizo alusión a los pájaros, que también en la vida de Santa Gema tuvieron parte  destacada, pues llegaron a servirla de mensajeros para llevar cartas suyas al P. Germán, su director espiritual. Por último, dijo que, cuando esta reliquia esté en el templo del Pilar, será ocasión para pedir por intercesión de la Virgen, de Santiago y de Santa Gema, en favor de España y de la paz del mundo.
Habló a continuación el alcalde de la ciudad. Dio la bienvenida a esta reliquia insigne e hizo votos para que esta visita perfume el ambiente moral de la ciudad y haga florecer en él  la modestia, la pureza y todas las virtudes. Invitó por último al vecindario a honrar con todo entusiasmo al corazón incorrupto de Santa Gema. Acto seguido, el reverendísimo monseñor Olázar dio a besar la reliquia a todas las autoridades congregadas en la tribuna, a las cuales les fue mostrado detenidamente el libro de las revelaciones con sus manchas infernales. El prelado pasionista, a continuación, bendijo con la reliquia a toda la multitud que se había reunido en la plaza de España. Inmediatamente después se formó la procesión para llevar a la iglesia de San Felipe la reliquia de Santa Gema. Abría marcha la Guardia Municipal Montada en traje de gala. Seguía la Acción Católica con sus banderas y, a continuación, gran número de fieles que se sumaron al desfile. Detrás de la urna, llevada por sacerdotes revestidos y escoltada en igual forma que a la llegada iban las autoridades.
Las cintas eran llevadas por las señoras de las autoridades. Cerraba la marcha una sección de Pontoneros, con banda de cornetas y tambores. También figuraba en la procesión la Banda Provincial.
El paso de la procesión fue presenciado en la plaza de España, y calles del Coso, Alfonso y Candalija por una gran multitud. Al llegar a la iglesia de San Felipe, el reverendo Padre Marcial del Inmaculado Corazón de María, pasionista, pronunció una alocución. Después fue dada a venerar la reliquia de Santa Gema hasta hora muy avanzada.
Hoy, por la mañana, a las ocho, misa de comunión general celebrada por el excelentísimo señor don Saturnino Rubio Montiel, obispo de Osma. Por la tarde, a las ocho, función religiosa, con sermón por el R. P. Gonzalo de María Virgen, rector de los pasionistas, y bendición eucarística por el reverendísimo señor obispo de Osma.

Y, una vez aquí, el blog descansa durante unos días.

Y el lunes...
El accidente ferroviario más sangriento en Aragón




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo