Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Las matas de judías verdes ya han dado su fruto

Colgantes. La judía verde fue uno de los primeros alimentos que encontraron los españoles al llegar a América. Resulta curioso contemplar un plato de judías con patata y pensar que solo forma parte de nuestra dieta desde hace pocos siglos. Cultivar judías verdes en el huerto ha sido muy sencillo y solo hemos tenido que tener cuidado con la cantidad de agua que recibía la planta, que resultó ser excesiva las primeras semanas, lo que llevó a las matas a volverse de un color más claro. Una vez ajustada, florecieron a gusto y ya se han llenado de fruto.

Las judías que se ven en la fotografía pertenecen a la variedad enana: el fruto es más pequeño y la mata, también. Esta variedad resulta más cómoda si se tiene poco tiempo y no se quiere entretener el hortelano en sujetar la planta a cañas y varillas. Vecinos de nuestro campo nos han recomendado que plantemos mejor la variedad enramada, que da la clásica judía larga y escachada de toda la vida y que asegura una mayor producción.

El cultivo de la judía tarda entre 80 y 100 días. Si el hortelano es avispado, puede ir colocando nuevas matas en la hilera para asegurarse que comerá judías hasta bien entrado el mes de octubre. Si se dispone de un invernadero, la producción puede durar todo el año.

Etiquetas
Comentarios