Despliega el menú
Blog
Suscríbete

botánica oculta

Madera de morera para quitar el miedo a los niños pequeños

Las madres acudían al párroco y éste tomaba astillas de madera, que, una vez benditas, se metían en una bolsa de tela. Los niños las llevaban al cuello para armarse de valor

morera
morera
Heraldo

La morera (morus alba) no se introdujo en Occidente hasta pasado el siglo V, tras la caída del imperio romano. Por ello, su popularidad era baja en la Edad Media y apenas hay hechizos relacionados con ella. Aún así, este árbol tenía muy buena fama, pues se decía que su madera ayudaba a los niños a librarse de las pesadillas. Las madres acudían al párroco y éste tomaba astillas de madera, que, una vez benditas, se metían en una bolsa de tela. Si el niño portaba esa bolsa de tela al cuello, podría caminar por los lugares más tenebrosos sin sentir miedo.

Otros pueblos del norte de España dieron gran valor a la morera, como recoge el libro 'Atlas de botánica oculta', de Enric Balasch y Yolanda Ruiz. Los autores se hacen eco de una leyenda según la cual san Francisco de Asís recorrió el Camino de Santiago y, al descansar en Sangüesa, golpeó una roca con el bastón, de la que brotó una morera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión