Despliega el menú
Blog
Suscríbete

consejos de jardinería

Durillo, flores a prueba de bombas

El durillo puede cultivarse tanto en un jardín como en una terraza. No precisa grandes macetas, aunque agradecerá los transplantes. Su ubicación ideal es en un rincón protegido del viento y orientado al sur.

durillo
Las flores blancas del durillo
Meneerke Bloem

>> Alegre. El durillo (viburnum tinus) es el mejor amigo del jardinero aragonés. La planta es perfecta para el clima de la región y aguanta todo tipo de suelos. Le gusta el sol fuerte, soporta las heladas... y además regala la vista con sus prolíficas flores blancas, que brotan en los meses más fríos. Por si fuera poco, los frutos, que maduran en verano y otoño, permanecen en las ramas durante largo tiempo, lo que embellece todavía más el arbusto. Estos frutos en exceso resultan venenosos para el ser humano y se han utilizado en ocasiones como purgantes, mientras que las hojas eran el ingrediente principal en bebedizos para combatir fiebres fuertes.

El durillo puede cultivarse tanto en un jardín como en una terraza. No precisa grandes macetas, aunque agradecerá los transplantes. Su ubicación ideal es en un rincón protegido del viento y orientado al sur. Así, el jardinero disfrutará del durillo en invierno y tendrá un arbusto resistente para el verano. Su reproducción es muy difícil a través de semillas: resulta más eficaz realizar esquejes con las ramas que hayan sido podadas tras la floración.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión