Despliega el menú
Fiestas del Pilar

Fiestas del pilar

El Morico: "A los niños les pido paciencia, pronto nos veremos las caras"

Nació en Cuba, pero se siente y define como un zaragoza de pura cepa. Cuenta los días para volver a encorrer a los zagales por las calles de la ciudad

El Morico aprovecha el amplio patio de su casa para hacer deporte y no perder la forma.
El Morico aprovecha el amplio patio de su casa para hacer deporte y no perder la forma.
Toni Galán

Cuénteme, ¿están tristes los cabezudos por no poder encorrer a los niños este año?

Muchísimo. Estamos apesadumbrados, pero ya se sabe que este es un año muy difícil para todos, ¡es algo que no había ocurrido nunca! Pero que los chavales lo tengan bien presente:en cuanto se pueda salir a la calle, ahí estaremos para corretear tras ellos.

Pero la canción dice que al Morico le gusta el pan, el vino, todo menos trabajar...

Siempre que oigo el soniquete, me pregunto si acaso hay alguien al que le guste trabajar más que a mí. Me encanta mi trabajo, es un orgullo y me da la vida, me mantiene y me da ilusión. ¡No lo cambiaría por ningún otro!

¿Qué va a hacer estas fiestas que no son tales? ¿Quizá una escapada al Caribe?

¡No, para nada! Como buen ciudadano voy a respetar lo que nos indican las autoridades y los expertos. Voy a restringir las salidas de casa y sí que saldré a atender a los medios, que además de esta entrevista me han llamado para hacerme otros reportajes.

¿No se le habrá subido a la cabeza eso de ser famoso y el cabezudo más querido?

Como persona de origen humilde, tengo bien presente de dónde vengo. ¡Si en Cuba, donde nací, me dedicaba a cuidar caballos! Luego me vine a Zaragoza con el conde de la Viñaza. Nada me va a cambiar, tampoco la fama.

A usted los niños le harán caso,explíqueles que deben ser responsables y salir de casa lo justo, evitando las aglomeraciones.

Les pido que estén tranquilos y tengan paciencia, que antes de lo que pensamos la comparsa volverá a la calle y nos encontraremos de nuevo. Pero ahora tienen que hacer caso a los papás y cumplir las distancias de seguridad y con la obligación de llevar mascarillas. ¡Los profes me cuentan que lo están haciendo de maravilla! Si todo va bien, para San Valero podremos vernos otra vez las caras.

¿Se aburrió mucho durante la cuarentena o encontró la forma de entretenerse?

Tengo la fortuna de compartir piso con el resto de cabezudos y con los gigantes en una gran instalación municipal. La verdad es que nos divertimos mucho e hicimos un montón de deporte para no perder el estado de forma y poder perseguir a los chiquillos cuando llegue el momento.

Permítame la maldad, pero imagino que a usted y a sus compañeros les costaría encontrar mascarillas de su talla.

¡Pues no le falta razón! Buscamos y buscamos, hasta en mi Cuba natal, pero al final dimos con las adecuadas. También nos hicimos con guantes y todo tipo de protecciones contra este virus.

Siempre cuenta que nació en Cuba, pero que se siente tan aragonés como el que más.

Soy un aragonés de los pies a la cabeza, sólo hay que ver cómo visto, con alpargatas y polainas. Que nadie dude de que soy un zaragozano de pura cepa.

Ha viajado por todo el mundo y ha visto muchas fiestas, pero se queda con las del Pilar.

Son únicas. Y me resulta difícil destacar solo algo de ellas. Me gusta el momento del pregón, me encanta la ofrenda, me apasionan las jotas... y por supuesto las mañanas con mis amigos de la comparsa. También voy a echar de menos este año el poder ir de visita al Hospital Infantil, donde los niños nos reciben con mucha ilusión y alegría. Me emociono sólo de pensarlo, la verdad.

Etiquetas
Comentarios