Fiestas del Pilar

Rosendo hace vibrar interpeñas

Rosendo en el concierto del recinto Interpeñas de Valdespartera.
Raquel Labodía

El rock de Rosendo Mercado, uno de los máximos representantes de este género en español, fue el sonido más esperado en la noche de ayer en el recinto de Interpeñas de Valdespartera. Su rock callejero se intercaló con el humor y el estilo cáustico de los Mojinos Escozíos.

A sus 63 años, y tras más de cuarenta de carrera, Rosendo se mantiene fiel a su característico sonido, como revela su último álbum, 'De escalde y trinchera', publicado el pasado mes de junio y que este sábado presentó ante el público zaragozano desde el escenario principal del Pabellón de Interpeñas.

El disco contiene diez nuevas canciones que insisten en ese rock rosendiano marca de la casa, urbano y callejero, áspero e inconformista, que no ha perdido vigencia y sigue atrayendo tanto a sus seguidores de toda la vida como a las generaciones más jóvenes.

Nacido en febrero de 1954 en el barrio de Carabanchel -en el que sigue viviendo-, Rosendo Mercado da sus primeros pasos profesionales a mediados de la década de los 70, como guitarrista del grupo Ñu. En 1978 forma Leño, trío que ha quedado para la historia como uno de los nombres de referencia del rock urbano madrileño.

Tras grabar cuatro discos y separarse en 1983, Rosendo emprende carrera en solitario con el disco 'Loco por incordiar' (1985), al que seguirían títulos como '*A las lombrices', 'Jugar al gua', 'La tortuga', 'Para mal o para bien', 'Listos para la reconversión', 'Siempre hay una historia' (grabado en directo en el patio de la cárcel de Carabanchel), 'Canciones paranormales y mero dementes', 'Veo, veo* mamoneo', 'Salud y buenos alimentos', 'Vergüenza torera' o 'Directo en Las Ventas'.

Etiquetas
Comentarios