Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Fiestas del Pilar 2019

Emoción sin grandes sobresaltos en la primera mañana de vaquillas

El coso de La Misericordia ha registrado una sobresaliente entrada en una jornada inaugural que no ha contado con graves incidencias sanitarias.

Revolcones y buen ambiente en el primer día de vaquillas

Un minuto antes, incluso, de que el reloj marcase las 8.00, el ruedo de La Misericordia ha recibido a la primera de las más de 20 reses que han regalado una entretenida jornada inaugural de vaquillas. Uno de los festejos con más tradición de las Fiestas del Pilar, que todos los años cuenta con un gran número de adeptos. Así lo ha ratificado un coso que ha registrado un lleno prácticamente absoluto.

Tras varios amagos, los primeros revolcones no llegaron hasta la salida de la tercera vaquilla. Fue entonces cuando un joven tiñó de albero su, hasta entonces, impoluta sudadera blanca.

Un clásico. El tablado de madera, ubicado en el centro de la plaza, volvió a ser uno de los reclamos más solicitados de la mañana. Lo fue, hasta la quinta vaquilla, que con un habilidoso brinco dejó la estructura como un solar, con apenas cinco mozos luchando por no perder el equilibrio y caer a la arena.

En la grada, un año más, lo que no faltó fue la música y el buen ambiente. Multitud de peñas, todas ellas con su correspondiente charanga, fueron las encargadas de animar la mañana en las gradas. Un tendido en el que no faltó de nada: tortilla, longaniza, churros, vino, chocolate... Cualquier cosa servía para calmar el apetito. Alguno porque acababa de comenzar el día, y otros, los más jóvenes, para culminar una larga noche de fiesta.

Ya en la segunda parte del festejo, a poco más de media hora para su conclusión (dura dos horas), la mítica 'ola' se apoderó de una plaza donde ni el sueño, ni el frío (nueve grados) pudieron con la diversión.

A ritmo de 'Mi gran noche', de Raphael, terminó la primera de las ocho mañanas vaquilleras de 2017. Por delante, todavía otros tantos días de fiesta, nervios y música, donde el buen royo y la emoción están garantizadas.

El precio de la entrada a las vaquillas es de 9 euros, excepto algunos días que bajan a 8 euros,  y se pueden adquirir en las taquillas de la Plaza de Toros, que durante los días de festejos permanecen abiertas desde las 10.30 ininterrumpidamente.

Etiquetas
Comentarios