¿Qué hace una mesa de billar a orillas del río Ebro en Zaragoza?

Los vecinos del Arrabal se han encontrado este miércoles esta inusual estampa en pleno balcón de San Lázaro.

La mesa de billar, en las inmediaciones del balcón de San Lázaro de Zaragoza
La mesa de billar, en las inmediaciones del balcón de San Lázaro de Zaragoza
Heraldo

Los vecinos del Arrabal se han encontrado este miércoles una imagen inusual: una mesa de billar a orillas del Ebro, en pleno balcón de San Lázaro, a disposición de cualquiera que quisiera echarse una partida. Y gratis.

Esta es la inusual imagen que se han encontrado este miércoles los vecinos del Arrabal.
Esta es la inusual imagen que se han encontrado este miércoles los vecinos del Arrabal.

La iniciativa -organizada por el club de billar Aldayo, situado en el número 4 de la calle de Almadieros del Roncal, junto a la asociación de vecinos- forma parte del programa de fiestas, que se prolongará hasta este próximo domingo, cuando se hará el tradicional homenaje al Tío Jorge y se entregará el diploma de Rabalero de Honor a Santiago Arche y los Premios Arrabal 2024 a José María Rodrigo y Ángel de Castro.

Esta es la primera vez que se incluye esta atípica exhibición en la programación oficial, aunque la iniciativa nace con vocación de continuar en próximas ediciones. “Lo hablamos con el presidente de la asociación de vecinos, Rafa Tejedor, y nos pareció algo novedoso. Además, está abierto a todo el mundo”, comenta Jonathan Orellana, uno de los responsables del club.

El objetivo es que cualquiera al que le apetezca jugar pueda echar una partida, aprender más sobre este deporte y ver cómo practican auténticos profesionales. No en vano, su hermano Dagxio Orellana, otro de los impulsores de la iniciativa, es todo un campeón de España y subcampeón del mundo. Él empezó a jugar a los cinco años. De eso hace ya tres décadas, pero su pasión por el billar no ha ido a menos. “Una cosa es jugar con los amigos y otra, hacerlo de manera profesional. Años atrás entrenaba mucho y ahora me dedico, sobre todo, a competir. En los últimos tiempos está habiendo más afición debido a las retransmisiones de televisión”, explicaba.

La propuesta también ha permitido demostrar que en Zaragoza hay cantera. Álvaro Rodríguez, de 16 años, empezó a jugar a los 8. En su caso, el gusto le viene de familia, ya que su padre le llevaba desde pequeño a todos los torneos. “Cuando fui creciendo, me enseñó. He participado en torneos a nivel nacional y compito en la liga de Aragón con un amigo de mi edad. A pesar de los años, sigue pareciéndome muy difícil. Todos los consejos ayudan a aprender”, apuntaba.

Quienes no hayan podido acercarse esta tarde tendrán mañana segunda oportunidad de 17.30 a 19.30. De cara a los próximos días, el programa de fiestas continuará con batukadas, visitas turísticas y fiestas infantiles. El principal ‘pero’ será la cancelación, por falta de permisos, del concierto que desde hacía 15 años se organizaba bajo el puente de Piedra, una decisión que no ha gustado al colectivo vecinal.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión