Zaragoza
Suscríbete

sucesos

Acusan a un menor de 15 años de la violación de una amiga de 14 en Zaragoza

El investigado asegura que había bebido mucho y no recuerda nada, aunque envió varios mensajes a la denunciante pidiéndole perdón por lo sucedido. 

Imagen de archivo del Centro de Educación e Internamiento de Juslibol
Imagen de archivo del Centro de Educación e Internamiento de Juslibol

Cinco años de internamiento en un centro de reforma en régimen cerrado. Esa fue la pena que la acusación particular solicitó ayer para un menor que tenía 15 años en 2021, cuando supuestamente violó a una amiga de 14 en un municipio de Zaragoza. La Fiscalía propuso que el castigo por la agresión sexual sea de un año, mientras que la defensa pidió la absolución al considerar que concurre la eximente completa de intoxicación por ingesta de bebidas alcohólicas. De hecho, el investigado declaró que no recuerda nada de lo sucedido.

Los hechos que dieron lugar a esta causa se remontan al 19 de febrero de 2021, aunque la víctima no los denunció ante la Guardia Civil hasta el 30 de noviembre de ese mismo año. Cuando le preguntaron por qué tardó tanto en  contar los sucedido, esta manifestó que el agresor era «muy amigo» suyo y no se sentía preparada entonces para denunciarlo.

Según el relato de la víctima, aquel día se encontraba con el investigado y otro conocido, pero este último se ausentó para hablar por teléfono. La chica explicó que habían estado jugando los tres a un «reto», circunstancia por la que el presunto agresor tenía bajados los pantalones y los calzoncillos. Contó también que, al alejarse el otro chico, el acusado se abalanzó sobre ella intentando besarla. Como lo rechazó, parece que su amigo se enfadó, momento en el que, dice, comenzó a someterla a tocamientos. La reacción de la denunciante fue salir corriendo, pero el otro menor le habría dado alcance y tras volver a manosearla por debajo de la ropa interior contra su voluntad acabó violándola.

Un relato "probablemente creíble"

La denunciante, a la que asisten los letrados Luis Marcén y Carmen Sánchez, explicó que la agresión sexual se produjo sobre unos bloques de hormigón, por lo que no tenía escapatoria. Por ello, no fue hasta que su agresor se marchó a buscar a su amigo cuando ella pudo marcharse a casa.

Las psicólogas de Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) que se entrevistaron con la menor para emitir un informe sobre la veracidad de sus explicaciones concluyeron que su discurso era «probablemente creíble». Lo que sí aportó la víctima cuando denunció los hechos fueron varios 'pantallazos' de los mensajes que el investigado le había enviado a su móvil pidiéndole perdón y mostrándose arrepentido. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión