Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza 

La reforma de la plaza de San Pedro Nolasco plantea elevar a cota cero las calles circundantes

Infraestructuras propone a los vecinos cambiar de sitio el monumento de los hermanos Argensola y eliminar la estación del servicio Bizi

Estado de la céntrica plaza de San Pedro Nolasco.
Estado de la céntrica plaza de San Pedro Nolasco.
José Miguel Marco

Aunque en un principio el proyecto debía haber estado listo en septiembre, los plazos finalmente se han dilatado. El Ayuntamiento de Zaragoza está avanzando en el futuro diseño de la plaza de San Pedro Nolasco, que el gobierno PP-Cs planteó como una de las principales actuaciones del nuevo paquete de reformas integrales que anunció el alcalde, Jorge Azcón, durante su discurso en el debate sobre el estado de la ciudad de 2021. Todavía debe concretarse y perfilarse, pero el Consistorio ya tiene una propuesta de cómo será el resultado final de la actuación que pasa, entre otras cuestiones, por elevar a cota cero la calzada de las calles circundantes para que este céntrico enclave de la capital aragonesa quede más integrado en el entorno.

Es una de las ideas que la concejal de Infraestructuras, Patricia Cavero, transmitió ayer a los residentes en la zona, durante una reunión en la que estuvieron presentes responsables de la junta de distrito del Casco Histórico, entre ellos, su presidente, Alfonso Mendoza, asociaciones vecinales y representantes de la hostelería y el comercio cercano a San Pedro Nolasco. Otra de las propuestas es reubicar el monumento dedicado a los hermanos Argensola –no retirarlo, sino trasladarlo a otro punto de la propia plaza– y eliminar la estación del servicio Bizi. En este caso, según indicaron desde el Consistorio, la intención es ampliar en su lugar la que se encuentra en la calle de San Lorenzo, a escasos 200 metros, para compensar las plazas de aparcamiento perdidas.

En general, con esta intervención, desde Infraestructuras tienen la intención de lograr una transformación similar a la que se está impulsando en las actuaciones de la operación calles (con la avenida de Navarra, Reina Fabiola o, entre otras, Félix Latassa, que abrirá su primer tramo próximamente), que priman sobre todo el espacio peatonal y la accesibilidad. Así, la intención es crear una plaza «más amable y con una mejor distribución de usos», según apuntaron fuentes municipales.

Según informó la concejal responsable del área antes de la reunión de ayer, que tuvo por objetivo compartir propuestas y avanzar en el proyecto, el primer paso sería «mejorar la accesibilidad y la seguridad vial, calmando el tráfico y consiguiendo un entorno más amable y saludable».

Para eso, propuso elevar las dos calzadas de las calles que delimitan la plaza (San Jorge y San Pedro Nolasco) para crear un espacio de prioridad peatonal. Así, se pretende potenciar su uso como espacio vecinal y de encuentro, pero compatibilizándolo con la actividad de los establecimientos hosteleros y comerciales.

Configuración circular

Por otro lado, la parte central de la plaza mantendría una configuración circular y se habilitarían nuevas sendas peatonales que mejoren los itinerarios a través de ella. «Todo ello nos permitiría ganar espacio, poder crear nuevas zonas verdes y reorganizar los usos», incidió Cavero, así como eliminar los obstáculos y «mejorar el disfrute del entorno». También se renovarán las redes de saneamiento, abastecimiento de agua y alumbrado público.

El presupuesto de los trabajos todavía se debe cerrar en función del diseño final, aunque podría rondar los 800.000 euros, como se apuntó en un principio. En un primer momento, cuando se anunció el plan de acometer las obras, desde el gobierno PP-Cs se habló también de eliminar la fuente de la plaza, ubicada junto al monumento de los hermanos Argensola, pero esto tendrá que decidirse en función de las reuniones con los vecinos del Casco Histórico.

En total, el Ayuntamiento prevé actuar en una superficie de 3.350 metros cuadrados y las obras podrían prolongarse, en función del diseño final, alrededor de cinco meses. Antes de su aprobación final, el proyecto deberá salir a información pública, por lo que el objetivo es licitar los trabajos en 2023. Su fecha de inicio aún está por determinar.

Según indicaron fuentes municipales, los técnicos de Infraestructuras han estado trabajando con los diferentes servicios municipales implicados en la reforma (movilidad, parques y jardines, recogida de residuos o bomberos, entre otros) para definir los criterios que deben tenerse en cuenta en el proyecto y encontrar la mejor solución técnicamente posible. A este trabajo, habrá que añadir las ideas y aportaciones de los vecinos y negocios de la zona.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión