Zaragoza
Suscríbete por 1€

Los vándalos desafían a la Policía y vuelven a arrojar varias piraguas al río Ebro

El embarcadero de Vadorrey encadena tres ataques vandálicos consecutivos desde el pasado fin de semana, con daños que superan los 5.000 euros. La Policía ha reforzado la vigilancia pero todavía no hay detenidos.

Los Bomberos de Zaragoza tuvieron que utilizar una lancha para recuperar las piraguas.

Los vándalos han vuelto a tomarla con las embarcaciones del puerto fluvial de Vadorrey, donde este pasado fin de semana ya causaron destrozos valorados en unos 5.000 euros. Como hicieran los días anteriores, se presentaron de madrugada en las instalaciones, soltaron varias de las piraguas que había encadenadas junto al embarcadero y las echaron al río. Al descubrir por la mañana lo ocurrido, desde la asociación Iberflumen se pusieron en contacto con los Bomberos de Zaragoza para que les ayudaran a recuperarlas.

La corriente había arrastrado las piraguas hasta el azud del Ebro, donde habían quedado bloqueadas en las pilonas de hormigón. Por ello, los bomberos tuvieron que usar una lancha motora  para acercarse hasta allí y sujetar con una cuerda los botes, de los que luego tiraron para devolverlos hasta la orilla.

Pero los vándalos no se conformaron con arrojar los botes al Ebro, ya que volvieron a recurrir a la fuerza para destrozar los bancos de una de las dos falúas de la asociación. Su portavoz, Pablo Polo, se mostraba ayer «agotado». «No sabemos ya qué hacer», decía, pidiendo el apoyo de la Policía Nacional y del Ayuntamiento de Zaragoza. De hecho, ha remitido una carta al alcalde, Jorge Azcón, para solicitarle medidas de seguridad.

"Este fin de semana, una vez más se produjeron actos vandálicos en el puerto de Vadorrey. A la asociación Iberflumen le intentaron robar el motor fuera-borda que se utiliza para la Ofrenda Fluvial. Y para ello rompieron cuatro cadenas y destrozaron una embarcación en la cual cargaron el motor que pretendían robar", le recuerda Polo al primer edil en su misiva. Le explica también que en sus últimas incursiones los vándalos han agujereado una piragua de ocho remeros y hundido otros botes.

Según el colectivo Iberflumen, "el abandono de la instalación es total". "La desidia se ve por todos lados. La bocana del puerto ciega por la vegetación, el vaso del puerto colmatado por los lodos, las luces de galibo que previenen contra accidentes en la dársena inexistentes, los hitos de servicio, sin suministro, ni de agua, ni de luz, la fuente publica desaparecida...", señalan en la carta, a modo de ejemplo.

La Policía Nacional ha incrementado la vigilancia en el embarcadero, sobre todo por la noche, pero todavía no se han producido detenciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión