Zaragoza
Suscríbete por 1€

Cuatro niños atendidos por una fuga de cloro en las piscinas de Miralbueno

Dos de los pequeños fueron trasladados al Hospital Infantil donde han recibido el alta a última hora. La causa ha sido un problema en la bomba de inyección.

Fuga de cloro en las piscinas de Miralbueno.
Fuga de cloro en las piscinas de Miralbueno.
Guillermo Mestre

Una calurosa tarde de piscina en el complejo municipal de Miralbueno de Zaragoza podía haber acabado esta tarde de forma trágica. Cuatro niños de entre 2 y 7 años han resultado intoxicados por una fuga de cloro cuando se encontraban en el vaso de chapoteo que utilizan los bañistas más pequeños. Han sido atendidos por problemas respiratorios y los Bomberos de Zaragoza les suministraron oxígeno. Dos de los menores, una niña de casi 2 años y un chico de 7, eran llevados al Hospital Infantil, pero por fortuna su estado no revestía gravedad y a última hora de esta noche han podido regresar a sus casas tras ser dados de alta.

El accidente se ha producido pasadas las 18.00 a causa de un problema en las instalaciones con el automatismo de dosificación del cloro. Según las primeras investigaciones dadas a conocer por el Ayuntamiento de la capital aragonesa, en la bomba de inyección de esta sustancia química ha habido "un pequeño atasco" que se solucionó al pasar el agua, pero provocando que se liberara todo el que había acumulado en la tubería y causó la "súper cloración" que afectó a los menores.

"Nosotros estábamos con la niña en la piscina y de repente hemos visto que por los sumideros salía un líquido amarillo y enseguida la hemos sacado del agua porque también olía como a salfumán", comentó Sergio Antolín, el padre de la pequeña que ha sido evacuada al Hospital Infantil. Él mismo alertó en ese mismo momento de que algo estaba pasando a la persona de mantenimiento. "Nos hemos llevado un buen susto, pero no quiero ni pensar lo que podría haber ocurrido si llega a pasar más tiempo en el agua o se pone a bucear", ha dicho, además de agradecer la atención recibida por parte de "todo el mundo".

"Nuestros hijos han venido corriendo a la toalla diciendo que olía fuerte, como a lejía, y que había una nube amarilla que es la que han inhalado. Han empezado a toser y se quejaban de que les dolía la garganta", explicó Rubén Hernández, uno de los progenitores que ha visto lo ocurrido. En los primeros momentos, uno de los chicos ha vomitado tras beber agua. En cuanto han llegado los Bomberos los cuatro niños con síntomas han sido atendidos en el mismo césped con mascarillas de oxígeno. Mientras dos eran trasladados en sendas uvi de los Bomberos al Hospital Infantil, los otros dos, ambos de 5 años, continuaron en el complejo con sus familiares y enseguida se repusieron.

El vaso de chapoteo ha sido precintado por la Policía Local para que no se pudiera utilizar. No obstante, el complejo, en el que podía haber más de 200 personas, ha funcionado con total normalidad. Los operarios del centro acuático han llevado a cabo mediciones en las otras piscinas que, en principio, no se vieron afectadas. Dos bomberos del Consistorio de Zaragoza han estado también a última hora de la tarde inspeccionando el recinto. El Ayuntamiento confirmó que el complejo abrirá este domingo al público, aunque se va a trabajar "en la revisión de las instalaciones, maquinaria y vasos para que todo funcione correctamente", aseguraron.

Precedente en junio

No es este el único incidente de estas características que se ha producido en los últimos meses. El pasado 21 de junio, quince menores de 12 a 14 años resultaron intoxicados por un escape de cloro en la piscina de Almudévar (Huesca). A siete los llevaron al hospital de la capital oscense en uvi, vehículos de soporte vital básico o con medios propios, pero su estado no revestía gravedad y a lo largo de la tarde pudieron irse a casa.

Sucesos similares se repiten en los meses estivales, a veces con fatídicos finales. En el verano del año pasado, en concreto el 21 de julio, un trágico error al manipular cloro en la piscina de Luna (Zaragoza) se cobró la vida del operario municipal que se encargaba de la faena cuando se produjo la explosión y posterior nube tóxica y nueve personas, entre ellas cinco niños, tuvieron que ser asistidas. El accidente obligó desalojar a 50 personas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión