Zaragoza
Suscríbete por 1€

La Guardia Civil investiga la residencia de Magallón por las denuncias de las familias

Varias trabajadoras confirman la falta de alimentación e higiene que sufren los ancianos, dos de los cuales tuvieron que ser ingresados en el hospital Clínico

Fachada de la residencia municipal de Magallón, que cuenta con más de medio centenar de ancianos.
Fachada de la residencia municipal de Magallón, que cuenta con más de medio centenar de ancianos.
HA

La Guardia Civil ha abierto una investigación sobre la residencia municipal de Magallón tras ser alertada por parte de las familias de los ancianos de su "deplorable" estado, que atestiguan con fotografías. La desatención la achacan a la falta de personal por las bajas sin cubrir de casi la mitad de la plantilla. Las propias trabajadoras habrían confirmado que existen problemas, pero desde el Ayuntamiento niegan que la situación sea tan grave. En cualquier caso, los afectados explicaron a este diario que como consecuencia de estos hechos dos de los residentes han acabado ingresados en el hospital Clínico de Zaragoza.

Agentes de los puestos de Borja y Mallén acudieron el domingo y el martes al centro asistencial, hablaron con los familiares y tomaron declaración a las empleadas que se encontraban de servicio. Según ha podido saber este diario, confirmaron la situación denunciada por parientes del más de medio centenar de residentes, que han presentado una queja ante el alcalde y presidente de la fundación del centro, Víctor Chueca (PSOE), y ante el Justiciazgo esta semana. La Guardia Civil también acudió al Ayuntamiento y requirió la documentación sobre las bajas.

Uno de los familiares de una residente ingresada en el Clínico desde hace casi un mes ha lamentado este miércoles desde el propio hospital las "graves consecuencias de la falta de atención" de los mayores. "Me tuve que dar cuenta de que se ahogaba, le puse el pulsioxímetro y tenía la saturación en 80", relató.

Tras llevarla a urgencias del centro de salud de Borja, se le trasladó en ambulancia al Clínico, donde además de covid se le diagnosticó fallo renal, deshidratación y contaminación por la bacteria e-coli. El familiar atribuye este cuadro a los insuficientes cuidados.

Varias trabajadoras reconocieron que el Ayuntamiento no ha cubierto las 16 bajas que han dejado "bajo mínimos" una plantilla formada por 38 personas. Entre ellas, la directora y la supervisora, que desde enero tienen reconocida la incapacidad temporal por ansiedad tras haber denunciado al alcalde por acoso laboral. "Es verdad lo que denuncian las familias, no llegamos a todo y en cada turno hay la mitad de los trabajadores necesarios", admitieron.

Según relataron, la situación se agrava por las tardes, cuando solo hay dos empleadas, y por las noche, en las que ha llegado a haber solo una para atender a los residentes, distribuidos en tres plantas. "Esto ha provocado que parte de los 21 asistidos se vayan a la cama sin cenar porque no damos abasto y que no se les pueda duchar en al menos quince días, aunque los aseamos", añadieron.

La DGA ha tenido que intervenir y el martes envió "de oficio" a personal del servicio de Inspección de Centros. Fuentes oficiales no entraron a valorar el estado de la residencia y se limitaron a señalar que se va a instar a la fundación a cubrir las bajas laborales.

Los familiares indicaron que decidieron alertar a la Guardia Civil ante la "pasividad" del alcalde y máximo responsable de la residencia, que ha accedido este jueves a reunirse con ellos, y exculpan a los trabajadores. En sus escritos, denuncian que la ratio de personal es "insuficiente" y las bajas no se están sustituyendo, lo que está afectando a su "capacidad para responder como procede", provocando un "empeoramiento de la calidad de los servicios".

En concreto, aluden a las deficiencias en el aseo personal, a las "repetidas quejas sobre la calidad y elaboración de la comida" y a que las "prisas" por atender el comedor y su limpieza "obligan a los profesionales a reducir el tiempo para comer de los residentes", a los que "a veces" se les retiran los platos sin haber acabado. Además, cuestionan la falta de servicios, como el de terapeuta ocupacional, la falta de atención telefónica o deficiencias de mantenimiento.

El alcalde lamenta la "desproporción" por un problema "puntual"

El alcalde de Magallón, el socialista Víctor Chueca, ha negado este miércoles la gravedad de la situación de la residencia y asegura que solo haría falta cubrir dos puestos de geriatría para garantizar la cobertura de turnos. A su juicio, hay una "desproporción" en la reacción, dado que solo tiene constancia de un problema "puntual" en el turno de noche del pasado fin de semana. Es más, indica que como presidente de la residencia se ha preocupado de lanzar varias ofertas de empleo para cubrir puestos, con dos recientes incorporaciones, el fichaje de una cocinera por promoción interna y otras cinco bajas pendientes de cobertura, que ampliará con la de dirección. También va a encargar una auditoría.

Chueca ha subrayado que no entra en la gestión diaria de la residencia y que para subsanar que media plantilla esté de baja acaba de suspender las vacaciones de dos trabajadoras y los permisos retribuidos. El alcalde considera que a los familiares se les ha generado un "estado de opinión" que relaciona con una "campaña de acoso y derribo" y con la decisión de externalizar la gestión de la residencia para garantizar el empleo y los servicios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión