Zaragoza
Suscríbete por 1€

transporte público

Tercer día de afecciones por la huelga del bus en Zaragoza: "Esto no acaba nunca"

Los horarios variables de los paros complican la situación y las esperas rondan los 15 minutos, aunque en casos excepcionales se alcanza la media hora

Tercer día de los nuevos paros pero las mismas afecciones. Los usuarios de los autobuses urbanos de Zaragoza han tenido que armarse este miércoles de paciencia al ver cómo los minutos de espera en las marquesinas se alargaban más de lo habitual. Muchos ya resignados y casi "acostumbrados" a la huelga, que ya es la más larga de la historia del servicio, y otros sorprendidos por las afecciones, los viajeros han sufrido de nuevo la protesta de los conductores, que persiguen la firma de un nuevo convenio colectivo con la concesionaria Avanza que cumpla con sus reivindicaciones. Los tiempos de espera se han alargado, en muchos casos, hasta los quince minutos, aunque también ha habido líneas que han superado la media hora en determinados momentos.

Los horarios cambiantes de los paros, divididos en tres franjas que varían cada día, han complicado la tarea de ser previsor a quien debe utilizar el autobús para desplazarse a su puesto de trabajo o estudio. Al mediodía ha ocurrido a la inversa, y algunas paradas se han llenado de personas aguardando para regresar a sus viviendas. Este miércoles, la huelga se ha producido entre las 13.15 y las 14.15, mientras que mañana será, en este caso, de 13.45 a 14.45. Las afecciones han variado en función de las líneas y mientras que en la plaza de Aragón algunos autobuses llegaban prácticamente llenos por las largas esperas, en otros casos apenas se podía notar una diferencia.

En la línea 22, en dirección a Las Fuentes, el luminoso de la marquesina marcaba los 8 minutos, dos o tres más de lo habitual pero tiempo suficiente para que no quedara ni un asiento libre dentro del vehículo. "Sí que van un poco más llenos, pero tampoco he tenido que esperar mucho", comentaba una joven tras descender del automóvil. En la 30, también con destino a este barrio, se han llegado a alcanzar los 15, lo que ha suscitado quejas de impaciencia y algún que otro comentario entre los usuarios por la larga duración del conflicto laboral. "Siempre igual, esto no acaba nunca", ha lamentado una vecina tras conocer el motivo del retraso.

En otros casos, como en una de las paradas de la línea 51 en Cesáreo Alierta, en dirección a la estación Delicias, los pasajeros han llegado a esperar hasta 24 minutos, y quienes han viajado en la línea 28 que une el Coso con Montañana y Peñaflor han tenido que permanecer en las marquesinas más de media hora.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión