Zaragoza
Suscríbete por 1€

movilidad urbana

El Ayuntamiento de Zaragoza compensa con 10 millones en dos años al tranvía por el déficit de usuarios

La covid agrava la desviación entre las previsiones de demanda y el uso real del servicio, lo que obliga a compensar de nuevo a la empresa con 4,3 millones en 2021

Huelga de autobús y tranvía en Zaragoza
La recuperación de usuarios en el tranvía tras la pandemia sigue lejos de completarse
Oliver Duch

Lo que hasta ahora era un gasto preocupante se ha covertido en un auténtico agujero para las arcas municipales. El Ayuntamiento de Zaragoza se verá obligado a indemnizar de nuevo a la empresa del tranvía por el déficit de usuarios del año pasado. En esta ocasión, el pago ascenderá a 4,3 millones de euros, que sumados a los 5,7 millones del 2020 elevan la factura durante la pandemia a la cifra redonda de 10 millones de euros. El motivo no es otro que la configuración del contrato de explotación, que prevé compensaciones cuando no se alcancen unas previsiones de demanda que se han demostrado irreales, ya que nunca se han cumplido desde que la línea opera en su totalidad.

En concreto, el pliego de condiciones establece que, cada vez que la brecha entre la previsión de usos y el número real de viajeros de la línea del tranvía supere el 10%, el Ayuntamiento de Zaragoza debe pagar a la concesionaria el 50% del coste que tienen los billetes ‘perdidos’, es decir, la mitad del importe de los usuarios que no han subido al tranvía. Y eso es lo que viene ocurriendo año tras año, y la previsión es que siga pasando, dado que el contrato prevé un crecimiento constante del número de pasajeros, a razón de un 1% anual.

Antes de la pandemia, las compensaciones han oscilado entre los 138.355 euros de 2015 y los 707.374 de 2018. De hecho, ni siquiera el año 2019, cuando se registró el récord absoluto de usuarios y arreciaban las críticas por la saturación de los convoyes, se evitó la indemnización, que alcanzó los 421.636 euros.

Sin embargo, la pandemia supuso un punto de inflexión. La demanda se desplomó, primero por las restricciones de movilidad decretadas por las autoridades sanitarias y, después, por los cambios de hábitos y una pérdida de confianza en el transporte público que aún perdura.

En consecuencia, las arcas municipales han tenido que abonar 10.076.597 euros en los dos últimos ejercicios. En 2020 se esperaban 33,5 millones de billetes validados en los convoyes y solo se lograron 15,6 millones. Y el año pasado la recuperación fue muy tímida: de los 33,8 millones de viajes previstos apenas se alcanzaron 19,8 millones.

Este escenario ha encendido las alarmas en la Casa Consistorial, que ha encargado estudios para analizar en qué medida se va a recuperar la demanda tras la covid. De sus conclusiones dependerá que se retome el debate sobre si procede plantear la lesividad del pliego, una herramienta a disposición de las administraciones cuando un contrato es contrario a sus intereses, algo que ya pedía el PP cuando estaba en la oposición.

El comité ratifica el nuevo convenio y finiquita la huelga

Representantes del comité de empresa del tranvía y de la empresa concesionaria firmaron ayer en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) el nuevo convenio colectivo, que regirá los próximos tres años. Se puso así fin al conflicto laboral más largo de la historia de la ciudad en una contrata.

Desde el comité manifestaron que con la firma se garantiza la paz social en el servicio hasta diciembre de 2024, cuando expira el convenio. Entre los acuerdos destaca la subida salarial con la actualización del IPC desde 2019, mientras que en 2023 se incrementará un 1% y en 2024 un 1,5%. Además, varios pluses variables pasan a ser fijos y otros se aumentan. Por otro lado, se reducirán ocho horas anuales de jornada laboral de aquí hasta el vencimiento del acuerdo, se duplica el tiempo de formación y se logran otras mejoras en materia de conciliación y promoción interna.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión