Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

El uso de los gimnasios municipales de Zaragoza se desploma un 40% por la covid frente al auge del deporte al aire libre

Las instalaciones del Ayuntamiento constatan un cambio de tendencia con mayor demanda de las pistas de pádel y fútbol.

Jugadores de pádel, ayer, en las pistas del CDM Gran Vía de Zaragoza.
Jugadores de pádel en las pistas del CDM Gran Vía de Zaragoza.
José Miguel Marco

El cambio de hábitos que ha traído consigo la pandemia hace que cada vez sean más los que huyen de los espacios interiores y apuestan, por el contrario, por hacer actividades al aire libre. Una de las numerosas pruebas de esta tendencia está en los equipamientos deportivos municipales de la capital aragonesa, que han experimentado una considerable pérdida de usuarios en algunos ámbitos pero se han visto muy reforzados en otros.

En concreto, las zonas de gimnasia o ‘fitness’ de los centros públicos son las que han salido peor paradas, con una disminución de usos de en torno al 40% con respecto al periodo precovid. Por el contrario, como explican desde el Ayuntamiento, las actividades en el exterior, y especialmente el fútbol y el pádel, están viviendo actualmente un importante auge.

Uno de los cambios más importantes se encuentra en el centro deportivo Duquesa Villahermosa, en el barrio de Delicias. Allí, según datos de Zaragoza Deporte, el número de abonados se ha reducido un 47% desde hace dos años. Entonces, eran 3.814 personas y ahora ya son únicamente 2.019.

En el pabellón José Garcés, ubicado junto al parque de La Paz, la situación es muy similar. Antes de la irrupción del coronavirus tenía un total de 3.584 usuarios habituales, mientras que actualmente son 1.981.

«Lo que antes era bueno ahora se ha convertido en algo nefasto», explica Jesús Gimeno, técnico de la sociedad municipal, que recuerda que no es un fenómeno que esté ocurriendo únicamente en las instalaciones del Consistorio, sino que sucede «en todas partes».

Los datos también son muy parecidos en el CDM La Granja, donde se ha pasado de 1.410 abonados a 867, un 38% menos. Asimismo, en el Siglo XXI van en una línea similar, aunque con una reducción algo menor. Allí, en 2019 había 2.865 suscritos, mientras que ahora son 2.007, un 30% menos.

Estos espacios municipales, como recuerda Gimeno, se han visto además especialmente afectados por las restricciones de aforo dictadas por el Gobierno de Aragón para frenar los contagios, así como por la distancia interpersonal de seguridad y por la obligatoriedad de llevar mascarilla. «Los pabellones deportivos al final tienen la capacidad que tienen», apostilla. Y en estos momentos, sobre todo con la actual ola de contagios en la que está inmersa la Comunidad, la población «todavía es reacia a entrar».

Por el contrario, esto no se ha producido en el caso de las piscinas municipales que, si bien se vieron igualmente perjudicadas por las restricciones sanitarias, no han perdido usuarios en la misma medida. «Las solicitudes se han mantenido e incluso han aumentado –explica Gimeno–. Es un espacio más amplio y la gente no tiene tanto problema».

La otra cara de la moneda

En el caso de las actividades al aire libre, menos peligrosas ante el coronavirus, la situación es muy diferente y muchas de ellas han experimentado un aumento aunque, según indican desde la entidad, el incremento más considerable de deportistas se lo llevan el fútbol y el pádel.

También, como explican desde el Consistorio zaragozano, influyó que en 2020 los colegios no ofertaron actividades extraescolares por la situación sanitaria, por lo que muchos padres optaron por apuntar a sus hijos a algún club.

En el caso del pádel, el número de usuarios de las 38 pistas municipales ha crecido un 30%. «En 2019 teníamos unos 900 cursillistas y ahora ya son 1.300, es un aumento considerable, es difícil encontrar una pista libre», apunta Gimeno. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión