Zaragoza
Suscríbete

sucesos

La banda que desvalija casas se ceba ahora en San Juan de Mozarrifar

Una vecina del barrio sorprendió a los delincuentes dentro de su vivienda, pero huyeron antes de que llegara la Guardia Civil. 

Los ladrones dejaron así la habitación de una de las viviendas asaltadas en San Juan de Mozarrifar.
Los ladrones dejaron así la habitación de una de las viviendas asaltadas en San Juan de Mozarrifar.
Heraldo

Después de desvalijar una urbanización de chalés de Villamayor, ahora le ha llegado el turno a San Juan de Mozarrifar. Entre el viernes y el lunes (el fin de semana se lo tomaron de fiesta), una banda organizada de delincuentes –posiblemente la misma que arrasó en Villamayor– ha entrado a robar en diez viviendas adosadas del barrio rural. La alarma entre los vecinos es tal que se han organizado para alertarse unos a otros y avisar a la Guardia Civil o la Policía Local si ven a sospechosos merodear por la zona. De momento, no hay detenciones.

El modus operandi del grupo criminal siempre es el mismo. Los delincuentes actúan a partir de las 19.00. Primero se cercioran de que no hay nadie en la casa, entran por la parte de atrás, fuerzan los accesos y su objetivo es exclusivamente el dinero y las joyas. Aprovechan que son zonas de fácil escapatoria porque está cerca de la salida del barrio y de los campos. Todos los robos han sido perpetrados en adosados en la zona de la avenida de Zaragoza, del Camino del Chan y del Cascajo.

Precisamente una vecina de esta última calle no solo ha sido víctima de los ladrones, sino que se los encontró dentro, con el consiguiente susto, pues en ese momento entraba a casa con su bebé en brazos.

"Al abrir noté que la casa estaba muy fría y era raro porque había dejado la calefacción a tope. Me extrañó ver la puerta del jardín abierta y la cortina moviéndose como en las pelis de miedo. El perro no salía y todos los cajones estaban abiertos y revueltos. Cuando procesé la información y me di cuenta de que habían entrado a robar, oí ruidos en la planta de arriba. Del miedo que me entró cerré la puerta de golpe y llamé a mi vecino", contaba este martes.

En ese momento, a unos 150 metros vio un coche de la Guardia Civil y pidió ayuda a los agentes. "Volvimos corriendo, pero cuando llegamos ya se habían ido. Se llevaron las joyas y el dinero. Al perro le debieron pegar con un palo porque está cojo", recordaba.

La alcaldesa pedánea, Erika Fuertes, se ha entrevistado con la Policía Local y le consta que tanto este Cuerpo como la Guardia Civil están haciendo esfuerzos por localizar y detener a los delincuentes. "Desde la Junta Vecinal en colaboración con la asociación de vecinos estamos trabajando para conseguir que se aporten soluciones", manifestó. 

Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza informaron de que se están investigando los robos pero, por el momento, los funcionarios no consiguen dar con el grupo criminal.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión