Zaragoza
Suscríbete

"Al faltar la auxiliar de infantil entramos al colegio a cambiar a los niños cuando nos llaman. Así es imposible conciliar"

Las familias del centro público María Moliner de Zaragoza protestaron este martes con una cacerolada para reclamar a Educación este personal.

Más de un centenar de personas, entre familias y profesores del colegio público María Moliner de Zaragoza, se manifestaron este martes a las puertas del centro para reclamar a Educación una auxiliar de infantil, un profesional con el que han contado en la última década. La escuela tiene este curso dos aulas de escolares de 3 años con 19 niños en cada una.

"La falta de una auxiliar nos obliga a los padres a entrar a la escuela a cambiar de ropa a los niños cuando nos llaman porque se les ha escapado el pipí", criticó la portavoz de la ampa, Mamen Abadía. Comprenden que la maestra no llega a atender a todos los pequeños y denuncian el "contrasentido" que supone tener que acceder a las instalaciones por este motivo cuando lo tienen prohibido por el coronavirus

Durante la protesta repartieron chapas reivindicativas con el eslogan "Sin auxiliar es imposible conciliar".  Además, a la entrada de las instalaciones han colgado una pancarta donde puede leerse: "En este curso la Administración la vuelve a liar en el ceip María Moliner. Nos quedamos sin técnico en todo infantil, lo que significa que ni Patricia ni nadie dará apoyo a nuestros hijos. No nos vamos a callar, es una agresión a la escuela pública". Abadía destacó la participación de un grupo de profesores del colegio, que desde el patio se sumaron a la movilización.

Estos Técnicos Superiores de Educación Infantil suponen apoyo para promover hábitos de autonomía, ayudando de esta forma al proceso de adaptación al contexto escolar. Sin esta ayuda, señala Abadía, empeoran significativamente las condiciones en que se desarrolla la labor educativa en las aulas. "Su ausencia todavía se deja sentir más en estos inicios del curso, en los que los niños están acostumbrándose a las aulas, a la rutina de la vida escolar y hay que prestar muchísima atención a todos ellos", señala esta madre que ya ha tenido que acudir para cambiarla la ropa a una sobrina que acaba de entrar al cole ya que su madre estaba trabajando.

Las familias arguyen que Educación fija en sus protocolos la contratación de este trabajador cuando en las escuelas hay dos vías, con una ratio de entre 18 y 20 alumnos, siempre que exista un informe motivado desde la inspección educativa. "Nosotros cumplimos este requisito. Se ha solicitado desde el colegio y también se habló con el inspector de zona para que emitiera un escrito favorable. Es un recorte brutal que no entendemos a qué viene", señaló Abadía. En este curso en ninguna de las dos clases de infantil se ha escolarizado hasta ahora a niños con necesidades especiales (Acneaes), una situación que en años anteriores no se había dada, según la Ampa. Por ello, en cada clase se reservan las dos plazas previstas para este tipo de alumnado.

Mientras, desde el Departamento de Educación del Gobierno aragonés explicaron que los auxiliares de educación infantil se conceden en centros que tienen al menos dos vías, o sea, dos clases del mismo curso y que tienen un número de alumnos de media 21 o más de 21 en cada una de ellas. "Por este motivo, centros a los que se dota de auxiliar un curso, no tienen por qué recibirlo el siguiente", señalaron. En cualquier caso, también apuntaron que Educación estudia las peticiones recibidas y concede en ocasiones un auxiliar "de manera extraordinaria por casos concretos". La queja de las familias del María Moliner viene a sumarse a las que se han producido desde principios de este curso en varios colegios públicos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión