Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El Arrabal recuerda, con cabezudos y música, el 160 aniversario de la llegada del ferrocarril al barrio

También se conmemoran 50 años del paso del último tranvía por sus calles

Un momento de la actuación del pasado viernes.
Un momento de la actuación del pasado viernes.
AVV Tío Jorge Arrabal

En septiembre de 1861 comenzaba el tránsito ferroviario en Zaragoza y en el mismo mes, pero de 1971, circulaba por última vez un tranvía por la calle Sobrarbe y la Avenida de San Juan de la Peña. La Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal ha querido celebrar el aniversario de ambos acontecimientos con varias actividades que culminan esta semana con dos eventos especiales.

Este pasado martes se celebró en el Centro Cívico Estación del Norte un espectáculo dirigido especialmente a los más pequeños del barrio, ‘Historias de cabezudos’, a cargo de la comparsa de cabezudos del Arrabal y Gaiteros del Rabal. “Los niños llevaban más de un año sin poder disfrutar de los cabezudos y pensamos que era un buen momento para que volvieran a verlos”, explica el presidente de la Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal, Rafael Tejedor.

Aunque no pudieran correr por las calles delante de los cabezudos como antes de la pandemia, los niños sí pudieron conocer gracias a este evento la historia de cada uno de ellos, que  bailaron, cantaron y enseñaron a los asistentes las coplillas asociadas a cada uno de estos conocidos personajes.

Los cabezudos guardan una relación estrecha con esta efeméride pues “uno de los cabezudos es el Ferroviario, en homenaje a los trabajadores ferroviarios de la Estación del Norte”, según explica Tejedor.

El broche final de estos días de celebración tendrá lugar este viernes, 24 de septiembre, cuando se conmemorará el 50 aniversario del último día que el tranvía circuló por las calles del Arrabal. Y qué mejor manera de celebrarlo que con un concierto en el que la Arrabal Big Band interpretará temas de swing y jazz para disfrute de los vecinos. Es un evento abierto a todos los públicos y que cumplirá con todos los protocolos frente a la covid-19. Las entradas, que tienen un precio simbólico de dos euros, están a la venta en entradas.ibercaja.es

Como parte de estas celebraciones, la semana pasada tuvo lugar una charla explicativa sobre la historia del ferrocarril y de la Estación del Norte, así como del tranvía impartida por el propio Rafael Tejedor y por Manuel Andolz, vocal de la junta. “Queremos mantener vivo el recuerdo de lo que han significado para el barrio”, explica Tejedor.

Asegura que a los asistentes les gustó conocer cómo la llegada del ferrocarril transformó el barrio ya que, por entonces, el Arrabal era muy pequeño y de carácter eminentemente agrícola. La construcción de la estación y el paso de los convoyes supuso la llegada de la industria y trabajadores que hicieron que el barrio creciera y se industrializara.

Asimismo, la semana pasada también hubo un concierto de swing y jazz a cargo de Chavi Naval Show y un espectáculo de la compañía de Luis Pardos titulado ‘Antología de la Revista’.

Volver a la normalidad

Se podría decir que, además de los dos hechos históricos mencionados, las actividades organizadas también están sirviendo para festejar otro hecho: la vuelta progresiva a la normalidad del barrio tras un duro año marcado por la pandemia que impidió que la asociación pudiera celebrar sus tradicionales eventos. Entre ellos la Hoguera de San Antón, la Feria del Alimento Celíaco, teatro en San Valero, las Jornadas Identidad Arrabal, las Fiestas del Arrabal en mayo, la Hoguera de San Juan, las Fiestas Prepilares o el Homenaje al Tío Jorge. La única actividad que sí se pudo llevar a cabo en 2020 fue el Festival Jazz en la primera quincena de noviembre, en la que actuó la Arrabal Big Band.

Tejedor recalca que “se nota que la gente tiene ganas de ir volviendo a la normalidad, a celebrar eventos y divertirse” y se congratula de que estén pudiendo llevar a cabo estas actividades. Si bien destaca que “parece que la gente mayor tiene algo más de precaución y vuelven a hacer vida normal con más cuidado, poco a poco”.

Vestigios de historia

El rey consorte Francisco de Asís, esposo de Isabel II, inauguró el 16 de septiembre de 1861 la Estación del Norte en el Arrabal. Así comenzó el tránsito ferroviario en la ciudad de Zaragoza, un hecho que supuso la transformación de una ciudad que recibía la llegada de la industria a la ciudad.

Otro hecho destacado es que el 26 de septiembre de 1971, hace ahora 50 años, circuló por última vez la línea 4 del tranvía que, desde la Plaza España, recorría el puente de Piedra, la calla Sobrarbe y la Avenida San Juan de la Peña. Cabe señalar, como curiosidad que los únicos vestigios que quedan de las vías de aquellos antiguos tranvías se encuentran frente a la Estación del Norte.

De aquella época solamente queda la Estación del Norte como recuerdo, un lugar que en 2005 se convirtió en Centro Cívico. De hecho, es uno de los más utilizados en la ciudad ya que se celebran actividades, talleres, espectáculos y eventos para mayores, niños y público en general. Por su parte, del tranvía, que hasta hace 50 años pasaba por el Arrabal solo queda un pequeño vestigio: las vías que se encuentran cerca de la Estación del Norte. Unos carriles que recuerdan a los vecinos que hubo un día en el que los trenes del tranvía pasaban por las calles del barrio.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión